Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Ucrania tendrá amplios poderes tras evitar un referéndum

El presidente de Ucrania, Leonid Kuchma, renunció ayer a enfrentarse al Parlamento en un plebiscito. tras encontrar una fórmula temporal de convivencia con los diputados que le da amplios poderes para dirigir el país durante un año. Kuchma canceló el referéndum que había convocado para el 28 de junio, cuando el legislativo aprobó un "acuerdo constitucional" que concede al presidente amplias prerrogativas y evita la peligrosa crisis constitucional en ciernes. El plebiscito suponía someter a ambas ramas del poder al voto de confianza de la población y que hubiera podido llevar a Kuchma a una situación parecida a la que en 1993 vivió su colega ruso Borís Yeltsin.

El acuerdo constitucional se apalabró el martes por la noche en arduas conversaciones entre Kuchma y el jefe del Parlamento, el socialista Alexandr Moroz, y representantes de diversas facciones del legislativo. Por el compromiso alcanzado, el sistema de sóviets herededado de la URSS, que aún sigue vigente en Ucrania, pasa a someterse directamente al presidente y deja de estar subordinado al Sóviet Supremo o Parlamento. El presidente adquiere competencias para designar a los integrantes de los máximos tribunales de justicia del país y dar el visto bueno a los jueces de rango inferior. A los diputados les queda la opción de confirmar o rechazar los nombramientos de magistrados en el Tribunal Supremo, el de Arbitraje y el Constitucional.Kuchma adquiere también la facultad de nombrar a los miembros del Gobierno sin tener que someter, como antes, la candidatura del primer ministro y siete ministros más al beneplácito del legislativo. Éste podrá, sin embargo, ejercer el voto de censura sobre los programas del Gabinete.

Kuchma y el Parlamento, donde la izquierda formada por socialistas y comunistas consigue imponer las decisiones claves, se verán forzados a convivir durante un año, y en ese plazo deberá debatirse y aprobarse la nueva Constitución, que prevé una república presidencial parlamentaria. Durante el año de convivencia Kuchma no podrá disolver el Parlamento, y éste, a su vez, no podrá dar un voto de censura al presidente.

Con la llegada al poder ole Kuchina, en 1993, Ucrania inició la reforma siguiendo los criterios del Fondo Monetario Internacional. La capacidad adquisitiva del ciudadano se ha hundido (el sueldo medio es de menos de 1.500 pesetas) y la tensión social es muy alta en sectores que han dejado de estar subvencionadas, como la extracción de carbón en la región minera de Donbás, al este del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 1995

Más información

  • Kuchma pacta con el Parlamento