Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión da otra semana a España para que explique las ayudas a Seat

La Comisión Europea concedió ayer un plazo le una semana, calificado de "cortesía", a petición del Gobierno español, antes de iniciar oficialmente el procedimiento de infracción por ayudas ilegales a Seat. El Ministerio de Industria se comprometió a reescribir antes del próximo miércoles el actual plan de ayudas a favor de la filial española del grupo alemán Volkswagen como si fuera un plan de reestructuración. El ministro Juan Manuel Eguiagaray rechazó lo que entiende es un ultimátum de Bruselas.

Fuentes oficiales del Ejecutivo comunitario precisaron ayer que si Madrid no aporta elementos nuevos la apertura del procedimiento "será automática". Poco antes de la reunión semanal de la Comisión Europea el responsable de la Competencia, Karel Van Miert, mantuvo un encuentro con el embajador español ante la Unión Europea (UE), Javier Elorza, en el que éste solicitaba -en nombre de Eguiagaray- el citado plazo. Madrid se compromete a cambio a entregar un dossier completamente revisado donde ahora trataría de demostrar que se trata de ayudas a la reestructuración, cuando se justificaron como apoyos a la investigación.Contradictoriamente, poco después de haber pedido la ampliación del plazo por conducto diplomático, Eguiagaray afirmó en el Congreso que no aceptaba ninguna clase de ultimátum. El ministro se mostró irritado por haber conocido por la prensa el proyecto de carta de la Comisión que abrirá el expediente, y que fue anticipado ayer por EL PAÍS. No es la primera vez -ya lo hizo en el caso de Iberia- que el titular de Industria efectúa declaraciones grandilocuentes pero completamente ineficaces en relación con asuntos que legalmente requieren la aprobación de la Comisión Europea.

Eguiagaray negó que hubiese presionado en Bruselas para paralizar el expediente o conseguir un aplazamiento. "Estamos en pleno diálogo con la Comisión", dijo, "y me he quejado de que se haya filtrado un expediente cuando aún no se ha abierto". También calificó de "indignante" que Bruselas haya fijado plazos unilateralmente, porque "ése no es el talante que preside las relaciones" entre la Comisión y el Gobieno español.

Forcejeo español

La política general de la Comisión es resolver estos casos de forma "amistosa". Fuentes oficiales recuerdan que la primera petición de información de los servicios de la competencia se remonta al 27 de abril del año pasado. Los representantes de los principales diarios europeos mostraron ayer irónica sorpresa por lo que uno de ellos calificó como "bravata del ministro español, un año después de habérsele pedido los datos". El inútil forcejeo de Eguiagaray está jugando en detrimento del propio expediente de Seat y deteriorando su imagen ante asuntos aún más decisivos, como Iberia, según distintos observadores.Desde hace un año, Bruselas viene pidiendo sin éxito información sobre el acuerdo alcanzado entre el Ministerio, la Generalitat, Seat y Volkswagen. Madrid siempre se ha resistido a entregar los datos solicitados. De acuerdo con las normas del Tratado, los estados miembros tienen la obligación de informar a la Comisión de las ayudas entregadas para poder determinar si contienen elementos que falseen la competencia.

Fuentes comunitarias recordaron incluso ayer que en el encuentro mantenido en el Ministerio de Industria el pasado 8 de mayo los expertos comunitarios tuvieron que "copiar a mano" los datos solicitados en reiteradas ocasiones. Si Madrid demuestra, en el breve plazo concedido ayer, que los préstamos concedidos a Seat se enmarcan en un plan de reestructuración, la Comisión también deberá estudiar si contiene ayudas ilegales.

De acuerdo con los datos de que dispone Bruselas, el actual acuerdo contiene "ayudas de Estado al funcionamiento de la empresa, ilegales". Para el comisario Karel Van Miert los préstamos concedidos por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y por el Institut Catalá de Finances (ICF) son calificados por el propio ministerio de "avances de ayudas". El préstamo del ICO a Volkswagen -30.000 millones de pesetas- fue "directamente transferido por esta sociedad a Seat el día mismo de su concesión". Los préstamos del ICO y del ICF -6.000 millones a Seat- suponen cerca del 80% de las ayudas estatales en forma de subvenciones (un total de 46.000 millones) prometidas a la empresa española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 1995

Más información

  • Eguiagaray rechaza el ultimátum lanzado por Bruselas