Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La capital de Zaire, Kinshasa, se prepara para afrontar la llegada del temible virus Ebola

La OMS estudia nuevos casos pero sólo confirma 77 fallecimientos

Las autoridades zaireñas se están centrando en evitar la llegada del mortal virus Ebola a la capital del país, Kinshasa, con una población de cinco millones de habitantes, donde todavía no hay ningún caso confirmado. El gobernador ha pedido calma a la población y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha enviado un equipo a la ciudad por si se confirma algún caso. El número de fallecidos sigue siendo, para la OMS, 77 de 84 casos confirmados, mientras verifica otros 34 casos y 15 muertes. SI esto se confirmara, el número de faflecidas por el virus superaría el centenar.

Dos personas sospechosas de haber contraído el virus Ebola en la ciudad de Kikwit fueron encontradas ayer y aisladas en Kinshasa sin que por el momento se haya confirmado su enfermedad, según algunas fuentes. Se trata de una enfermera y un capitán de barco que habían acudido a hospitales de la capital zaireña con síntomas de diarrea y los abandonaron sin habérseles diagnosticado su trastorno, lo que motivó una búsqueda intensa por parte de la comisión técnica urbana formada en la capital. Según otras fuentes, la enfermera permanecía en paradero desconocido y el capitán de barco había resultado ser una falsa alarma.

Psicosis

Bernandin Mungul, gobernador de la capital, pidió ayer a la población que no alimente la "psicosis" sobre la propagación del brote epidémico en Kinshasa. "Pueden circular informaciones tendenciosas, a menudo motivadas por ajustes de cuentas", añadió. Mungul se refirió a uno de los casos sospechosos, el del capitán de barco, como ejemplo de un posible ajuste de cuentas. Según fuentes oficiales, el presidente zaireño, Mobutu Sese Seko, regresó anoche a la capital desde la ciudad de Gbadolite, en el norte del país, donde reside normalmente, con el objetivo de seguir de cerca la crisis. Zaire es un país pobre, grande y con un gobierno autoritario.

La OMS anunció ayer en Ginebra que cuatro infectados por el virus se encuentran en vías de recuperación en Kikwit, informa Ana Fernández. La organización de la ONU no quiso comentar la decisión de las autoridades zaireñas de someter a cuarentena en Kinshasa a 25 periodistas extranjeros que viajaron el domingo a Kikwit.

Según los datos recogidos en los hospitales, el número de casos se ha cuadruplicado cada 10 o 12 días durante las últimas tres semanas. A pesar de todo, el equipo enviado, por el momento una cuarentena de personas, no es demasiado pesimista, ya que la mayoría de los muertos se ha producido durante un periodo de siete semanas en una población superior a los 500.000 habitantes.

Para Tamfum Muyembe, coordinador del comité internacional que lucha contra el virus, un signo esperanzador es que, gracias a la campaña informativa del Gobierno, la gente está mejor informada y sabe cómo protegerse de la infección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 1995