Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex empleado de Aldaya facilitó a ETA datos para el secuestro

Un etarra infiltrado en una de sus empresas, que cumple una pena de 66 años de cárcel, fue quien facilitó a la organización terrorista los datos que permitieron el secuestro de José María Aldaya en la noche del lunes. El informador, Alfonso Castro Sarriegui, fue. detenido en agosto de 1991 y condenado en junio de 1993 por dos asesinatos frustrados y pertenencia a ETA. El joven formaba parte del comando Ipar Haizea (Viento del Norte), un grupo de apoyo al comando Donosti.

La familia del empresario secuestrado aseguró ayer que Aldaya no pagaba el impuesto revolucionario y que, en. contra de lo que afirma el Ministerio de Justicia e Interior, nadie le alertó de que su nombre, unido a la cifra de 1.000 millones de pesetas, figuraba en una lista incautada a la banda armada en 1991, coincidiendo con la detención de Castro. El empresario no se enteró de ello hasta el pasado noviembre, aunque siempre pensó que se trataba de otra persona con el mismo nombre. "A mí no me pueden pedir eso, así que yo no debo ser", dijo.Para Margarita Robles, secretaria de Estado de Interior, el secuestro obedece a un doble objetivo: "llenar sus arcas" y "hacer campaña" con vistas a las elecciones del 28 de mayo. El ministro Juan Alberto Belloch pidió a los potenciales electores de Herri Batasuna que consideren que "están votando por la perpetuación del movimiento terrorista, pues es evidente que HB mantiene una cobertura política manifiesta a ETA, y eso hay que decirlo con, claridad".

Páginas 17 a 19

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 1995

Más información

  • La familia se queja de que Interior no les informó de la amenaza