Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un niño paquistaní, líder de la lucha contra la esclavitud infantil

lqbal Masih lanzó una cruzada contra la mafia de las alfombras

Docenas de niños indios se manifestaron el martes en Nueva Delhi en protesta por el asesinato, en Pakistán, de un niño de 12 años aclamado internacionalmente por su cruzada contra la esclavitud infantil. El paquistaní Iqbal Masih fue asesinado el pasado domingo al volver a casa, cerca de Lahore. Había recibido el Premio Reebok de Derechos Humanos, era presidente de la sección infantil del Frente de Liberación del Trabajo Forzado de Pakistán (BLLFP) y había trabajado en condiciones de esclavitud para la industria de las alfombras hechas a mano hasta 1992, cuando fue liberado tras una campaña lanzada a su favor por el BLLFP.

, Entre los manifestantes de Nueva Delhi, algunos de corta edad y muchos de ellos vestidos con harapos, había niños liberados de trabajos forzados por activistas sociales, según afirmó un portavoz de la Coalición del Sur de Asia contra la Esclavitud Infantil (SACCS, en sus siglas inglesas)."La mafia de las alfombras ha asesinado brutalmente a Iqbal Masih", declaró a Reuter Kailash Satyarthi, portavoz de SACCS. "Los propietarios de fábricas de alfombras siempre han vivido de la explotación a que han sometido a niños desgraciados".

Según Satyarthi, los niños que se manifestaron en la capial india habían planeado presentar una petición de protesta a la Embajada pakistaní, pero los funcionarios diplomáticos no quisieron aceptarla. "Ellos han insultado a 80 millones de niños en condiciones de servidumbre en toda Asia", afirmó Satyarthi.

El portavoz de SAACS en Nueva Delhi indicó que "hay más de medio millón de niños esclavizados en la industria de alfombras paquistaní, la cifra más alta del mundo.

El BLLFP, como uno de los trescientos grupos miembros de SAACS, planea presentar el caso de Iqbal ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra. "La industria de alfombras estaba muy molesta con Iqbal", dice Satyarthi. "Estuvieron amenazándole durante semanas. Fue el primer niño que denunció el trato inhumano del trabajo infantil en ese ramo", añade Satyarthi.

Vendido a los cuatro años

Iqbal Masih había sido vendido a los cuatro años de edad por sus padres por 16 dólares a un fabricante de alfombras. Hasta los 10 años tuvo que trenzar manualmente alfombras y kilims (tapices), como también sucede en algunos países árabes, y en Turquía. Le pagaban una rupia al día.

Con los años, Iqbal intentó cambiar las condiciones de vida padecidas por él mismo y por tantos compañeros. Su campaña fue descubierta y respaldada por el líder del Frente de Liberación del Trabajo Forzado, Ehsan Ulah Jan.

La batalla consiguió que el Gobierno paquistaní empezase a cerrar numerosas empresas de alfombras, sobre todo en la zona de Lahore. La primera ministra, Benazir Bhutto, se comprometió personalmente a acabar con esa esclavitud, pero chocó con el poderío de los grupos de presión ligados a la industria de las alfombras.

"Ya no temo al patrón, él me teme a mí", resumió Iqbal su trayectoria. En una ocasión dijo querer ser abogado.

Iqbal Masih tenía además en contra el hecho de ser cristiano, en un momento en que las movilizaciones de extremistas musulmanes paquistaníes consiguieron el pasado febrero la condena de un padre y su hijo, ambos cristianos, por "intenciones blasfemas": el Gobierno les indultó, y tuvieron que exiliarse.

En cuanto a la India, cifras oficiales hablan de unos veinte millones de niños que trabajan en el país, pero diversas organizaciones sociales replican que el número podría ser superior a los 55 millones.

El Gobierno indio, ante las amenazas occidentales de bloquear el comercio de objetos fabricados con trabajo infantil, anunció el pasado agosto un proyecto para pagar a los padres pobres a fin de que pudiesen tener otra alternativa que la de enviar a trabajar a sus hijos pequeños en alfombras, cristalería o relojería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de abril de 1995