Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania inicia la persecución judicial de su turismo sexual con menores en el extranjero

Investigados dos alemanes por delitos cometidos con niños en Srí Lanka

La Fiscalía de Colonia (Alemanía) ha abierto una investigación para - procesar a dos alemanes por delitos sexuales cometidos con niños en Srí Lanka. Se trata del primercaso de aplicación de una reforma del Código, Penal alemán que entró en vigor el 1 de septiembre de 1993, según la cual se consideran perseguibles por los tribunales alemanes los delitos sexuales contra menores,aunque se hayan cometido fuera del país y las víctimas residan en el extranjero. Cada año se estima entre 40.000 y 60.000 el número de turistas alemanes que viajan a Tailandia en busca de sexo a precios de saldo.

La práctica de ese tipo de turismo no sólo sé limita a Tailandia. No hace mucho una organización feminista brasileña advertía contra el peligro de que la ciudad de Recife se convertiese en una especie de mini-Bangkok por obra y gracia de los 8.000 turistas alemanes de sexo masculino, de los que se estima que siete de cada ocho acuden atraídos por el bajo precio de la carne, cuanto más joven y fresca mejor. Una reforma del código Penal alemán, vigente desde septiembre de 1993, trata de poner coto a los abusos sexuales con tra niños, aunque se. cometan en el extranjero. La reforma considera que el lugar de residencia de los menores, incluso situado fuera del territorio ale mán, no exime de la persecución penal de hechos que en Alemania constituyen delitos castigados hasta con 15 años de cárcel.

La buena intención de la re forma no ha impedido el auge del turismo sexual hacia países del llamado Tercer Mundo, donde la miseria y el hambre obligan a prostituirse a decenas de miles de menores. Se calcula que sólo en Tailandia 200.000 menores de 14 años se ven obligados a prostituirse hoy día. Con el incremento del sida, estos niños son los preferidos de la distinguida clientela del primer mundo, por considerar que las posibilidades de estar infectados son menores.

Los tribunales alemanes, a pesar de la reforma del código penal, no habían perseguido hasta ahora ningún caso de de lito sexual contra menores cometido en el extranjero. Ahora lo intenta un fiscal de Colonia, basado en las declaraciones de otros turistas, que podrán testificar sobre los abusos sexuales cometidos por un par de compatriotas en Sri Lanka el año pasado.

Los tribunales alemanes, a pesar de la reforma del código, encuentran grandes dificulta des para traducirla en procesos, que resultan muy complicados por la dificultad de encontrar testigos y de tomar declaraciones a los agraviados. Lo habitual es que hasta ahora los fis cales se rindan antes de iniciar un procesamiento, que puede resultar muy complejo y con es casas posibilidades de éxito. Por eso el caso de Colonia llama la atención por lo novedoso.Aumento de la pederastia

La diputada socialdemócrata Erika Simm (SPD)-, juez de profesión, ha interpelado al Gobierno federal y planteado una lista de preguntas relacionadas con el tema. En la fundamentación de la interpelación, la diputada destaca el incremento de la pederastia entre los turistas del sexo y señala que millones de niños en todo el mundo se ven obligados a prostituirse para dar de comer a sus familias. Según un estudio del ministerio federal de la Salud, los países más afectados por la prostitución infantil son Tailandia, Filipinas, Kenia, Brasil, República Dominicana y Sri Lanka. Se registra un mercado. creciente en varias regiones de India, Vietnam y antiguos países del Este europeo, sobre todo en Polonia y Hungría.La diputada Erika Simm quiere. saber qué hace el Gobierno alemán para que la reforma del código penal no se quede en papel mojado y ha dirigido una lista de 24 preguntas que deberá responder el poder ejecutivo.

La interpelación abarca cuatro grandes temas: primero, si Bonn ha firmado acuerdos de colaboración con los paises afectados por la plaga del turismo del sexo; segundo, balance de la aplicación de la reforma del código penal que castiga los abusos cometidos contra menores en el extranjero. Tercero, medidas policiales en colaboración con los Estados afectados, papel de Interpol y creación de oficinas de enlace para perseguir esos delitos. Cuarto medidas preventivas del Gobierno federal contra el turismo del sexo.

En otros países europeos, el tema ocupa un lugar importante en el debate político. Para agosto del año próximo, el Gobierrio sueco planea celebrar un primer congreso mundial contra la explotación comercial sexual de los niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de abril de 1995