Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autoridades locales y regionales, contra el ruido de bares

, Representantes autonómicos y municipales estuvieron de acuerdo ayer en unificar sus criterios a la hora de sancionar y cerrar locales públicos que incumplan la normativa sobre horarios, ruidos, venta de alcohol a menores o que faciliten las consumiciones fuera del recinto. Para ello, se reunirán la próxima semana con la intención de abordar aspectos concretos.A la reunión inicial celebrada ayer en la Delegación del Gobierno asistieron la delegada gubernativa, Pilar Lledó; el director regional de Protección Ciudadana, Jorge Murtra; los ediles Carlos López Collado (Seguridad y Policía Municipal) y Esperanza Aguirre (tercera teniente de alcalde y responsable de Medio Ambiente y de Cultura); y el jefe superior de Policía de Madrid, Carlos Corrales.

En la próxima reunión se analizarán los locales más denunciados por incumplir alguno de los aspectos de la normativa vigente en las zonas de Aurrerá (Argüelles), Orense, Barrio de las Letras (calle de las Huertas y aledaños), Malasaña-Maravillas y calles adyacentes a la glorieta de Bilbao, principalmente.

En total, serán más de sesenta los locales pendientes de estudio por las distintas administraciones. La Comunidad de Madrid recibió recientemente las competencias en esta materia desde la Administración central.

Según Pilar Lledó, "hay unanimidad entre las administraciones, y la próxima semana se verán cuáles son los establecimientos que habitualmente presentan mayor incumplimiento de las normas. Entonces se procederá al cierre temporal de aquellos establecimientos que de modo reiterado incumplen estas normas".

Carlos López Collado subrayó: "Hasta ahora estos locales eran multados. A partir de ahora vamos a aplicar un mecanismo que creemos más eficaz, que es el de las suspensiones cautelares de las licencias de estos locales. Por tanto, el cierre de estos establecimientos durante diez, quince o veinte días debe ser un elemento disuasorio para estas conductas, que ante todo afectan al derecho fundamental de los vecinos: que es el derecho al descanso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de abril de 1995