EE UU avisó de una conjura para asesinar a Durocher

(TNYT)

Responsables diplomáticos y oficiales del Ejército norteamericano advirtieron al presidente de Haití, Jean-Bertrand Aristide, de la existencia de una conjura para asesinar a la dirigente opositora Mireille Durocher Bertin más de una semana antes de que ésta cayera abatida a tiros, el pasado martes, en Puerto Príncipe. Los mismos informantes revelaron a Aristide que, según sus servicios de contraespionaje, al frente de la conspiración criminal se encontraba el ministro del Interior, el general de brigada Mondesir Beaubrun.Mireille Durocher Bertin, una abogada de 38 años, había sido jefa de gabinete del general Raoul Cédras, líder del golpe militar que derrocó a Aristide en 1991. Poco antes de caer asesirrada, había anunciado la creación de un partido político para concurrir a las próximas elecciones frente a los partidarios del presidente. El Gobierno haitiano niega toda credibilidad a las informaciones que vinculan al ministro del Interior con la muerte de la dirigente opositora.

Los representantes norteamericanos en Haití aseguran, sin embargo, que la serie de acontecimientos que destaparon la existencia de una conspiración contra Durocher se inició con la detención de los hermanos haitianos Eddy y Patrick Moise, con antecedentes penales tanto en su país como en Estados Unidos, que fueron delatados por un intérprete que colabora con las Fuerzas Armadas estadounidenses, y que también denunció al ministro del Interior.

Los hermanos Moise, calificados como "agentes provocadores" que colaboran con los servicios de espionaje norteamericanos por las organizaciones políticas que apoyan a Aristide, son miembros del izquierdista Frente Militante Unido, que respaldó al presidente antes del golpe militar de 1991.

Una vez que el presidente Jean-Bertrand Aristide y su ministro de Justicia, Jean-Joseph Exumé, fueron advertidos por los representantes diplomáticos de Estados Unidos de la conjura desencadenada contra la dirigente opositora, el Gobierno haitiano informó a Mireille Durocher Bertin del serio riesgo que corría su vida. Esto sucedió el pasado23 de marzo, justo una semana antes de que cayera asesinada. Sin embargo, la abogada y dirigente política rechazó la protección que le ofrecía el presidente Aristide "porque no confiaba en los servicios de seguridad" haitianos, según reveló su secretaria, ya después del asesinato.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS