Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En la boda de la infanta Elena no será interpretada ninguna marcha nupcial

La boda de doña Elena de Borbón con Jaime de Marichalar ha despertado un interés inusual entre los medios de comunicación de todo el mundo. Según los datos facilitados ayer por el palacio, de la Zarzuela, habrá más periodistas acreditados al enlace (1.900) que invitados (1.300). Una de las sorpresas del evento es que no habrá marcha nupcial. A la Reina no le gusta este tipo de piezas porque considera que han sido utilizadas en exceso.

Todo está dispuesto en la catedral. El altar mayor con los reclinatorios de los novios; el lugar reservado para los Reyes de España y sus hijos Felipe y Cristina, a la izquierda; y el destinado a la madrina y madre del novio, la condesa viuda de Ripalda, a la derecha.El Cabildo catedralicio ha preparado asientos para todos los invitados. Los representantes de las casas reales ocuparán 27 bancos y 15 banquetas doradas restauradas para la ocasión.

También habrá un lugar para la prensa. Aunque limitado.Sólo 30 periodistas tendrán acceso directo a la ceremonia. La Casa del Rey ha tenido que restringir la entrada a los medios de comunicación ante la lluvia de peticiones. Para que todo el mundo pueda ver lo que sucede en el altar se situarán monitores en el recinto. Catorce televisiones ofrecerán la ceremonia en directo. Para que los detalles del acto puedan ser captados se han colocado varias torretas en la nave principal.

Entre los medios españoles estarán representados 23 agencias, 19 diarios, 15 emisoras de radio y 14 revistas. Entre los extranjeros habrá 17 agencias, 28 diarios, 21 revistas y una radio, la francesa. El país extranjero más representado será Francia.

Durante una hora, de 12.30 a 13.30, tiempo previsto para la ceremonia, todo lo que suceda en la catedral de Sevilla estará programado al milímetro. Nada puede quedar para la improvisa ción. Dos días antes del enlace matrimonial se realizará un en sayo general. La novia, del brazo de su padre, el Rey, entrará, se gún indica el rígido protocolo, a la 12.27 horas por la Puerta de Campanillas,- para salir esta vez con su ya marido Jaime de Marichalar, por la de Palos.

José Enrique Ayarra, canónigo organista de la catedral, ha preparado con doña Sofía el programa musical para la ceremonia, que finalmente ha sido aprobado por doña Elena. Durante el enlace intervendrán la Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional de España. Habrá piezas de Mozart, Bach y de Cabezón, como representante de la música española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 1995

Más información

  • Habrá más periodistas que invitados a la ceremonia