Borrell pide que se recorte una reserva de aves para que la pueda cruzar una autopista a Guadalajara

Alrededor de 450 avutardas y otras aves esteparias constituyen la mayor oposición a la autopista de peaje que José Borrell y ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPTMA), quiere construir entre Madrid y Guadalajara. Una zona de especial protección para las aves (ZEPA) impide la ejecución de esta nueva vía de comunicación, que en el futuro se prolongaría hasta el valle del río Ebro. Obras Públicas, el Icona y la Agencia del Medio Ambiente (AMA) de la Comunidad estudian -a petición de Borrell- la modificación o reducción de esta reserva de aves.

Borrell desechó recientemente la construcción de un embalse para el abastecimiento de agua de la Comunidad -el de Matallana, en Guadalajara- porque afectaba a una ZEPA, curiosamente próxima a la que ahora se interpone en el camino de la autopista de peaje Madrid-Guadalajara.En esta ocasión, Borrell ha cambiado de prioridades al solicitar, como única solución, que se estudie repintar los límites de esta reserva, una de las siete con que cuenta la región (140.000 hectáreas en total). Considera prioritario este tramo de asfalto para aliviar el tráfico de la autovía de Aragón (N-II).

Según aseguró ayer Arturo Gonzalo Aizpiri, el director de la AMA, el grupo de trabajo -el MOPTMA está representado por la Dirección General de Política Ambiental- sólo está analizando las repercusiones que produciría en las poblaciones de aves la creación de este corredor de infraestructuras por el que podría tenderse la autovía e, incluso, las vías de un tren AVE.

Sin embargo, Gonzalo Aizpiri aseguró que, de modificarse, las aves no. perderían terreno para nidificar. Se añadirían nuevas tierras para que mantuviese las 33.520 hectáreas que ocupa la ZEPA conocida como Estepas Cerealistas de los Ríos Jarama y Henares.

Gonzalo Aizpiri explicó que una ZEPA, categoría de protección controlada por la Unión Europea, se establece a petición de las comunidades autónomas y es el Icona el que tramita su creación en Europa. Para desclasificarse hace falta un complejo expediente que se remite a Europa.

Ramón Martí, portavoz de la Sociedad Española de Omitología (SEO), manifestó su oposición más radical a la modificación: "Es inaceptable, estas zonas son intocables, pues la directiva europea que las regula es de obligado cumplimiento por parte del Estado español", dijo. Martí alegó que de su conservación depende la supervivencia de especies como la avutarda, el aguilucho cenizo (80 parejas en la zona), el aguilucho pálido (10) y el alcaravan (100), que tienen en este ecosistema, las estepas cerealistas, sus últimos reductos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción