Margarita Moto:"Nadie sale vivo de Black Beach"

La familia de Severo Moto, el presidente encarcelado del Partido del Progreso (PP) de Guinea Ecuatorial y principal líder de la oposición en ese país, habló por última vez con él hace tres meses, y ahora teme lo peor. Margarita Moto, esposa del político, dijo ayer a EL PAÍS que tiene mucho miedo porque "nadie sale vivo de la horrible cárcel de Black Beach, y, si lo consigue, sale lisidado para toda la vida". La ONU y las embajadas de España, Estados Unidos y Francia en Malabo están presionando al régimen de Obiang para que garantice- la vida de Moto.

"La técnica que utiliza Teodoro Obiang [el presidente guineano] es la de poner primero a sus víctimas bajo arresto domiciliario y después las encierra en Black Beach para acabar con ellas" afirma Margarita Moto, que vive precariamente en Madrid con sus cuatro hijos.La esposa de Moto trabaja como asistenta, y con las 75.000 pesetas mensuales que gana tiene que dar de comer a su familia. Les han llegado a cortar el teléfono y la luz, aunque hasta ahora ha conseguido salir adelante con la ayuda de algunos amigos. Su marido volvió a Guinea para luchar por el proceso democrático del país y dejó a la familia en Madrid por razones de seguridad. "España sabe muy bien que la situación de Guinea está en sus manos" asegura Margarita Moto. De hecho, el vicepresidente del PP, Armengol Engonga, aseguró ayer que las condiciones de Moto en Black Beach han mejorado gracias a la intervención de España. Ha sido sacado de la celda de castigo y ahora está junto con los demás presos.

La comunicación con Severo ha sido dificilísima. Sólo podían contactar cuando él llamaba desde la casa de alguien en Malabo, porque la línea telefónica de la sede del PP, donde vivía, fue suprimida por el Gobierno. Moto fue condenado el lunes a dos años y medio de cárcel y a pagar 12,6 millones de pesetas por los delitos de corrupción y calumnias al jefe del Estado, por intentar sobornar a un funcionario para obtener documentos que implicaban a Obiang en casos de narcotráfico. En el mismo juicio fue condenado a dos años el tesorero del PP, Tomás Elo.

La oposición ha calificado de "juicio político" el proceso contra Moto, organizado para que no pueda concurrir a las elecciones municipales de mayo ni a las presidenciales de 1996. Ahora teme que Obiang le someta a juicio acusándole de encabezar un compló para derrocarle, lo que le podría acarrear la pena de muerte.

La Plataforma de Oposición Conjunta (POC) se reunió ayer en Malabo con los países donantes (España, EE UU, Francia) y con el representante del Programa de la ONU para el Desarrollo. La POC emitió después un comunicado en el que anuncia que se presentará a las elecciones municipales y dice que los países donantes y la ONU presionarán al régimen de Obiang al más alto nivel. El ministro español de Exteriores, Javier Solana, dijo ayer que España, Francia y EE UU harán lo posible para que Moto cumpla la prisión en su domicilio y pondrán "en marcha un mecanismo qué dé garantías básicas para que tenga un trato justo".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS