Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SEMANA EN POP

Repulsa Total

La banda madrileña Hamlet se reencontró con su público local después de una temporada. movida en la que ha dado a conocer un poderoso cruce entre el hardcore y diversos elementos metálicos (Sala Canciller, 17 de febrero). El grupo invitó a la formación granadina Canker, que se manifestó con solvencia en la interpretación de su concepto del trash metal.A Hamlet se le ha achacado veleidad en la dirección musical durante sus ocho años de existencia. Cierto es que han podido descuadrar a quien conozca sus evoluciones desde 1987, pero también es verdad que la etapa emprendida hace algo más de dos años parece confirmarles en la búsqueda de una caña global que afianza paso a paso una personalidad definida. El camino está abierto para ello, oído el nuevo material que espera discográfica para darle soporte público.

La rotundidad de su música ha encontrado incondicionales, a juzgar por el bullicioso comportamiento de parte de los asistentes, en la interpretación de temas como Irracional o Reza, pertenecientes al álbum Sanatorio de muñecos, el que da la medida de sus posibilidades actuales.

El grupo aprovechó para desmentir públicamente una dañina acusación de fascismo que algún malintencionado ha hecho circular por ahí con resultados lamentables para su trayectoria.

Musicalmente, Hamlet sabe bien cuál es su medida y sus conciertos establecen el final a los 75 minutos de refriega. Hay que dosificar tanto despliegue de contundencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1995