Una comisión de notables peruanos viaja a 23 países para defender su causa

Cautivado por los mapas y el puntero, un corresponsal del diario The New York Times citaba al presidente Alberto Fujimori como "el Patton peruano" y otro periodista del rotativo limeño El Comercio se alarmaba al considerar que la desinformación sobre la crisis fronteriza entre Perú y Ecuador había llegado a tal extremo que los semanarios estadounidenses Time y Newsweek beneficiaron a Quito al "presentar a sus lectores versiones tergiversadas". El Gobierno peruano, que acusa el daño ocasionado por su hermetismo, abrió la mano, y una comisión de notables viaja a 23 países para contrarrestar el activismo ecuatoriano.

Javier Valle, ex senador aprista, y Guillermo Lohman, ex embajador, se ocuparán de España. El Ejecutivo de Lima llevaba las de perder en una contienda donde los dos contendientes bombardean a la prensa extranjera con bibliotecas de Indias, archivos cartográficos, Células reales, y argumentaciones de grueso calibre, tiro directo y sin retroceso. Varios enviados a Quito o Lima han sido sometidos al fuego graneado de las mejores plumas nacionales, algunas de ellas penosamente arrebatadas por el patrioterismo y ya inservibles para el análisis porque, ciegas o inquisidoras, acabaron enajenándose.La nutrida delegación de historiadores, diplomáticos, intelectuales, empresarios y juristas aprobada por la cancillería abogará ante el mundo por el respeto de las partes al Protocolo de Río de Janeiro de 1941, negará que se haya arrebatado a Ecuador la mitad de su territorio, y destacará asimismo que al mercado emergente peruano en nada le interesa una guerra que espanta inversiones todavía pujantes y distrae los esfuerzos militares encargados de apuntillar en la sierra a Sendero Luminoso. Los integrantes oficialistas del grupo recordarán en Nueva York, Ottawa, Guatemala, Roma o Buenos Aires que Fujimori se impone en todas las encuestas de opinión previas a las elecciones de abril y repetirá mandato sin necesidad de agrupar voluntades contra el invasor.

El ex primer vicepresidente de la República, Fernando Schwalb López Aldana, dijo que su misión es "mejorar la imagen del Perú en el exterior, que ha querido ser deformada por la propaganda ecuatoriana". Con una media sonrisa en su encuentro con medios de comunicación internacionales, el presidente había admitido: "Probablemente nos hace falta un asesor de imagen". Fujimori afirmó no haber querido entrar en "el masivo bombardeo ecuatoriano de información, muchas veces falsa", porque "Perú no quiso crear una clima inadecuado". "Preferimos mantener la credibilidad y que se impusiera la verdad", matizó.

La polémica verdad del conflicto se aborda de nuevo en las conversaciones de paz de Brasilia, que hoy se reanudan, y en el frente de Tiwintza, escenario de los choques más cruentos de esta confrontación armada vecinal. Peruanos y ecuatorianos -que han movilizado a los licenciados entre 1989 y 1991- se baten a muerte en las cimas y laderas de los cerros que circundan ese destacamento, y todos los partes castrenes reconocen que en ese infernal tramo de la cordillera del Cóndor se combate con fiereza y sin cuartel. "El asalto a Tiwintza se demora por las malas condiciones que hay en la zona", aseguró el mando, militar de Perú.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción