Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

'El emigrante', la película prohibida

Hoy volverá a proyectarse en El. Caíro el filme El emigrante para que los miembros de un tribunal de apelación decidan si procede levantar la prohibición que pesa sobre esta obra de Youssef Chahine, que fue retirada de los cines egipcios el pasado 29 de diciembre tras ser acusada de blasfema por los integristas islámicos. El director de esta película ha manifestado que no se rendirá ante quienes le acosan. "Aunque me apuñalen, ése será mi destino", ha comentado Chahine, que ha recibido la solidaridad de numerosos intelectuales egipcios y de otros países, entre ellos el escritor marroquí Tahar Ben Jelloun.

De todos los cineastas árabes, Youssef Chahine es el más conocido y también el más contestado. Cristiano melquita, este egipcio nacido en Alejandría en 1926 ha realizado 35 películas, que van desde la comedia musical al filme político, pasando por el fresco histórico.

El emigante, su última película, se desarrolla hace 3.000 años. Se estrenó hace unos meses en Egipto y tuvo mucho éxito (más de dos millones de espectadores). Éste puede ser el motivo por el cual la Universidad d'El Azhar, autoridad musulmana, le ha buscado problemas. Se celebró un proceso y la película fue prohibida no sólo en Egipto, donde fue retirada de las salas, sino que también se prohibió su exportación.

Como la película es una coproducción franco-egipcia, puede que salga en las pantallas europeas. Así es como pude verla en una proyección privada. Sentía curiosidad por saber qué se le reprochaba a la película. Ante todo, hay que decir que El emigrante es una de los mejores películas de Chahine. Está muy conseguida y se ve con placer.

Es la historia de Ram, hijo de una tribu pobre y ruda que vive en una tierra árida. Ram es el preferido de su padre, Adam, y el enemigo de sus hermanos, frustrados y codiciosos, que quieren matarle. Ram sueña con cambiar la naturaleza y su vida. Sueña con ir a Egipto para hacer fructificar la tierra. El Egipto de los faraones es en esa época el centro de la civilización. Lo conseguirá a pesar de pasar por difíciles pruebas. Busca forjarse una moral personal, hecha de rigor, bondad y exigencia. Triunfa sobre todos sus enemigos y Se vuelve a encontrar con sus hermanos, que no le reconocen, ya que creían haberle matado. Todo termina en concordia y con esperanza de paz y felicidad.

Ésta es la historia de José, el profeta, ejemplo de resistencia y de lucha por la verdad y la justicia. El delito cometido por Chahine es el de atreverse a dar un rostro a un profeta venerado por los musulmanes. El Corán incluye la sura de José. En la película, el personaje se llama Ram. y no tiene el aspecto de un profeta. Esto no impidió que las autoridades egipcias viesen una representación de José, lo cual no es falso, pero no implica tal condena.

Youssef Chahine es cristiano. Su familia es originaria de Zhale, en Líbano. Su madre es. de ascendencia griega. Él es el emigrante. Chahine se ha referido frecuentemente a su vida y sus sufrimientos en su trabajo en el cine. Bajo el régimen de los oficiales libres que tomaron el poder en 1952, Chahine tuvo que exiliarse a Líbano. Había sido expulsado por Nasser. Se le consideraba un extranjero. No era ni copto, ni musulmán, era. un cristiano llegado de Líbano. Esta es la historia que Chahine ha querido contar en esta película en la que la parábola de José está muy clara. Y él mismo lo dice: "Para mí, un alejandrino que ha crecido en armonía con todas las religiones y todas las razas, el ver hoy la expansión de los integrismos fanáticos por el mundo es una aberración trágica y un drama insostenible. La historia de José" hijo de Jacob, es patrimonio de la humanidad y expresa esta verdad apasionante: un individuo, sometido a las peores condiciones, siempre puede, gracias a su fuerza de carácter, superar sus desengaños y realizarse".

En esta película, Chahine muestra el camino: sólo se debe, contar con uno mismo, con su coraje y su voluntad para vencer. Puede que esto sea lo que se le reprocha: atreverse a decir a su pueblo que se tiene que trabajar duro para deshacerse de la corrupción, de la mentira y del dejarse llevar. El personaje de Rani es el de un justo. Tiene palabras muy duras sobre la depravación moral, sobre la mediocridad general y sobre la falta de justicia y verdad en su sociedad. Es un personaje que acepta a los demás, a los que son distintos a su cultura, y no tolera el fanatismo. Es un personaje moderno; es el doble o el portavoz del cineasta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de febrero de 1995