Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección federal de IU pide más mujeres en la lista de Madrid

Ni un paso atrás. Las líderes de la revuelta femenina en la organización madrileña de Izquierda Unida -encaminada a lograr más presencia de mujeres en las candidaturas del Ayuntamiento y la Comunidad- no están dispuestas a ceder. Pretenden obtener al menos el 35% de los puestos (en las listas al Ayuntamiento hay un 20% de mujeres, y entre los 21 primeros aspirantes a la Asamblea, dos). Si no, retirarán sus nombres a esas listas. De hecho, así lo anunciaron la pasada semana tres de ellas (véase EL PAÍS del sábado y el lunes). Y ya se han unido otras compañeras.Mariano Santiso, responsable de Organización de IU y portavoz de la Presidencia, lanzó ayer sendos avisos, conciliadores, a los sectores enfrentados en esta polémica: "La Federación de Madrid tendrá que corregir este hecho y acatar la resolución acordada el sábado por el Consejo Político Federal de que ninguno de los dos sexos debe superar el 65% de la lista, pero las que ahora encabezan este movimiento tendrían que haberlo planteado en el momento oportuno de las votaciones".

MÁS INFORMACIÓN

Lo que en principio empezó como una postura personal de la concejal Begoña San José, miembro incluso de la corriente mayoritaria, se ha convertido ya en un clamor de consecuencias imprevisibles. A la reivindicación de la edil se han sumado en tres días las cuatro diputadas de la Asamblea y la senadora y líder de Nueva Izquierda Isabel Vilallonga; y para hoy se ha convocado una reunión del área de la mujer de IU para todas las simpatizantes.

Los dirigentes que controlan esta organización en Madrid tampoco quieren "vulnerar un acuerdo que tomó hace cinco días el Consejo Político Regional por unanimidad", según indicó ayer Luis Cabo, el portavoz de la dirección madrileña de IU.

Las candidatas de IU que dejan las listas se amparan en resoluciones de la dirección.

El Consejo Político Federal de IU, máximo órgano de la coalición entre asambleas, acordó precisamente en su reunión del pasado sábado y por unanimidad una resolución que deja totalmente clara la discusión sobre cuotas o cupos de mujeres y hombres en las listas municipales y autonómicas. El criterio que sustenta esta propuesta consiste en fomentar como una "necesidad ineludible en la transformación de la sociedad la participación de las mujeres en el desarrollo de un proyecto político".

Con ese objetivo, el Consejo Federal insta a las distintas federaciones de IU a que, "en el ámbito de sus competencias, y con total respetó a su soberanía, no sea aceptada ni refrendada ninguna candidatura local ni autonómica que no respete el principio estatutario de proporcionalidad y equilibrio entre sexos. Este principio pasa por que, en ningún caso, ninguno de los sexos supere el 65% a lo largo de toda la lista, incluyendo los puestos que, confiamos, conformen los distintos grupos institucionales".

Las dirigentes de IU que han denunciado con su renuncia al cargo que esas máximas no se cumplían ni en la lista de la Comunidad ni en la del Ayuntamiento de Madrid recurrieron ayer a lo acordado por el Consejo Político Federal para exigir un replanteamiento de las candidaturas.

Mariano Santiso, responsable nacional de organización en IU, eludió, en cualquier caso, una intromisión directa en este contencioso porque aseguró que debe resolverse en el ámbito de la coalición en Madrid.

Luis Cabo, portavoz de IU de Madrid, indicó que la dirección federal de la coalición no les ha expresado ninguna consigna sobre este asunto, y afirmó tajante: "El tema de las listas está cerrado por parte del Consejo Político Regional y sólo podría reabrirlo una nueva reunión de este órgano, que hace ya cinco días aprobó los 25 primeros puestos al Ayuntamiento y la Comunidad con la presencia de algunas de las personas que ahora se oponen".

Cabo no se mostró preocupado por las vacantes producidas por la concejal y las diputadas que han renunciado a presentarse en las candidaturas de la coalición, "porque serán sustituidas por los siguientes en sus respectivas corrientes". "Primero hay que tener en cuenta que la concejal Begoña San José ya avisó un día antes de que se confeccionase la candidatura de que no estaría, y por tanto, no ha renunciado a nada. Y segundo, en esa reunión del Consejo Político Regional ya se planteó la cuestión del cupo femenino y se explicó que el método de elección es perverso porque se asienta sobre las sensibilidades internas, y si ellas no respetan las cuotas, la lista final tampoco puede salir", argumentó el portavoz madrileño de IU.

Cabo indicó, en este sentido, que la sensibilidad (corriente) ortodoxa encabezada por la diputada Susana López, que ha renunciado a ser la número dos a la Asamblea, presentó una lista con 20 nombres en la que sólo había una mujer: ella. Cabo admitió que no cumplir la resolución del Consejo Federal -idéntica al artículo 4 de los estatutos de IU- es una asignatura pendiente, pero no sólo de la organización en Madrid: "Si ellos nos mandaran a corregir esa laguna caerían en una contradicción, porque no se da en ninguna federación u órgano de la coalición".

San José: pionera y oportuna. La concejal Begoña San José abrió el fuego de esta polémica al ser la primera al bajarse de la lista del Ayuntamiento. Ahora ve como otras disparan con la misma munición."A veces hay un poco de hipocresía y oportunismo en los que han criticado la escasa presencia de mujeres en las listas, porque hay que reclamar más interés no sólo cuando se hacen las listas, sino todos los días del año. A veces se ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, como ha sucedido con corrientes de IU, como la dirigida por Susana López, que han presentado cero mujeres a la lista municipal y ahora se están rasgando las vestiduras y dicen que es la mayoría la que tiene la culpa, cuando cada uno tiene un trozo que se puede cuantificar perfectamente".

Nevado: el peso de Madrid. La diputada Teresa Nevado era uno de los dos miembros e la corriente Nueva Izquierda e la dirección de IU de Madrid había aceptado entre los 20 primeros puestos para la Asamblea."No iré en la lista si no se plantea el tema y como coordinadora del área de la mujer he convocado para mañana [por hoy] a las mujeres de IU que tienen esta posición, de cualquier corriente, porque Madrid no es como otras organizaciones atrasadas en el peso de las mujeres, porque tiene una tradición mayor. Aquí se ha elegido un mal método desde el comienzo y sale mal al final, porque cuando se pone como elemento fundamental la representación aritmética de corrientes la presencia de mujeres pasa a ser secundaria".

López: coto a los insultos. Susana López, diputada regional, es la líder de la segunda corriente en Izquierda Unida de Madrid después de la mayoritaria, la más ortodoxa respecto a futuros pactos con el PSOE. Ha declinado ir de número dos en la Asamblea."La resolución de las cuotas hay que cumplirla sin eximente, aunque en otros órganos o federaciones no se haga. Pero a lo que hay que poner coto es a este fenómeno que ocurre en todos los partidos de que cuando se quiere desautorizar a una mujer se recurra a los insultos o a la descalificación personal, como sucedió en el PP con Isabel Tocino o Mercedes de la Merced, en el PSOE con el gerente del Imade que llamó marujas a unas diputadas o con el secretario general de IU que me tildó de llorona".

Vilallonga: recomponer listas. La senadora y portavoz de IU en la Asamblea ya abandonó cualquier posibilidad de repetir en la lista hace meses, pero es la líder de la corriente minoritaria Nueva Izquierda y está en la Presidencia Federal."Lo que ha marcado el Consejo Federal es claro y de obligado cumplimiento. Otra cosa es que aquí vayamos a ir hacia atrás como los cangrejos o nos intenten homologar con federaciones atrasadas,, como Andalucía, o ser dé las más avanzadas, como siempre ha sido Madrid. Porque ya en 1991, de 13 diputados que salieron cuatro fueron mujeres, y de seis concejales, dos. Lo que sucede es que las listas se han hecho con los pies y habría que recomponerlas otra vez con planteamientos nuevos para tener credibilidad al pedir el voto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 1995

Más información

  • La rebelión femenina pretende lograr el 35% marcado por el Consejo PolíticoEl portavoz de la coalición anuncia que las dimisiones se cubrirán con los siguientes