Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yeltsin consideró la alerta nuclear ante la alarma que causó el misil disparado por Noruega

El presidente ruso, Borís Yeltsin, usó por primera vez el botón nuclear el miércoles para ponerse en contacto con el ministro de Defensa, Pável Grachov, y los generales responsables de las armas nucleares del Kremlin y realizar el seguimiento del misil noruego que causó alarma en Moscú. Así lo reveló ayer él mismo, antes de manifestar que alguna potencia quería probar la preparación rusa. De sus declaraciones no se deduce si llegó a declarar el estado de alerta nuclear.

"Ayer [miércoles] realmente usé por primera vez mi maletín negro con el botón [nuclear] que siempre [dos oficiales] llevan conmigo. De inmediato establecí comunicación con el ministro de Defensa y con todos los generales que necesitaba y seguimos el vuelo de ese misil [noruego] desde el principio hasta el fin", declaró Yeltsin, de visita en Lípetsk, ciudad al sur de la capital rusa. El presidente agregó, ufano: "Por supuesto, ellos no esppraban que lo íbamos a descubrir, ya que el cohete no era muy grande". Luego comentó que las Fuerzas Armadas demostraron estar muy bien preparadas para hacer frente a situaciones críticas.Yeltsin aventuró que quizá el rnotivo del lanzamiento del misil noruego era probarles, "ya que los medios de comunicación hablan todo el tiempo" de que el Ejército ruso es débil. " Descubrimos de inmediato el cohete", insistió. "En menos de un minuto ya sabíamos de dónde había sido lanzado el misil, a qué velocidad volaba y aproximadamente dónde caería".

El presidente ruso parecía ayer ignorar que el cohete noruego no perseguía los fines militares que le atribuye, como ya reconoció el propio miércoles por la tarde el ministro de Exteriores ruso, quien dijo que se trataba de un cohete meteorológico.

Inicialmente, la agencia rusa Interfax informó que las Fuerzas Antiaéreas habían destruido "un misil de combate que había violado las fronteras aéreas de Rusia". Más tarde la agencia, cercana a medios gubernamentales, corrigió y dijo que el cohete no había entrado en el espacio aéreo ruso y que no había sido destruido por los rusos, pero insistió en que se trataba de un misil militar, "probablemente, de la clase operativo-táctica", citando a un alto oficial anónimo.

Las Fuerzas Antiaéreas rusas vivieron su mayor crisis en mayo de 1987, cuando el alemán Mathias Rust aterrizó en la plaza Roja de Moscú.

Tres maletines negros de 12 kilos

El famoso maletín negro, que acompaña, siempre al presidente ruso, Borís Yeltsin, efectivamente tiene el llamado botón nuclear, pero con él no se puede disparar ningún misil. El botón es sólo un medio de comunicación entre los dirigentes y el Punto Central de Mando, desde donde se comunican con los plataformas de lanzamiento.Además, no se trata de un solo maletín, sino de tres: el del presidente; el del ministro de Defensa, y el de una tercera persona cuyo nombre constituye secreto militar. Se supone que el tercer maletín es responsabilidad del jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas.

El mismo maletín se parece a una cartera de cuero un poco mayor que las corrientes, generalmente de color negro o gris y que pesa unos 12 kilos. Lo llevan dos oficiales que no pueden tener un grado menor al de coronel. Cabe destacar que ni el presidente ni el ministro de Defensa deben accionar el botón del maletín, sino el oficial responsable, de su custodia. Los militares que llevan el maletín no pueden dormir, ni leer periódicos ni libros. Todo el tiempo deben mantener los ojos fijos en el maletín. Hace poco, como informa en su último número el semanario Argumenti i Fakti, en las dachas y pisos de los dirigentes construyeron piezas especiales para que los oficiales que lo llevan puedan descansar.

Si bien es cierto que con los maletines nucleares no se puede disparar ningún misil, tampoco puede hacerse sin ellos, ya que quienes los poseen son quienes deben dar el código necesario para que los responsables de los misiles puedan efectuar el lanzamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1995

Más información