Crítica:TEATRO / DAGOLL DAGOM
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Eso es lo que hay

Dorothy Parker (1893-1967) apenas contaba 25 años y ya era considerada la mujer más ingeniosa de Nueva York. Dorothy Parker: Vanity Fair, The New Yorker, la mesa redonda del hotel Algonquin, Scott Fitzgerald, Hemingway, Dos Passos... Dorothy Parker: maridos, amantes, abortos, intentos de suicidio... Dorothy Parker, crítico teatral: los empresarios de Broadway, dolidos, cabreados por sus "continuados y arbitrarios sarcasmos" -"la señorita Hepburn (Katharine) recorrió toda la gama de las emociones, de la A a la B", escribió en cierta ocasión- lograron que la echasen de Vanity Fair. Dorothy Parker: poemas, cuentos, narraciones cortas, artículos, críticas literarias, un par de obras teatrales -sin éxito-, algunos guiones cinematográficos, diálogos, todo muy inteligente, sensible, sarcástico unas veces, amargo otras...¿Un musical sobre el mundo, los personajes -mujeres, mujeres con hombres, sin hombres, deseándolos y aborreciéndolos a la vez-, de Dorothy Parker? ¿Con música, con las canciones brillantes, divertidas, sofisticadas de Cole Porter? ¿"Un cóctel de diversión y amargura"?, como lo califica su director. ¿Por qué no?

T'odio, amor meu

Musical a base de textos de Dorothy Parker y canciones de Cole Porter. Guión: Joan Lluís Bozzo, Anna Rosa Cisquella, Miquel Periel. Traducción y adaptación de las letras de las canciones: Joan Lluís Bozzo y Joan Vives. Intérpretes: Montse Pérez, Victòria Pagès, Carme Cuesta, Mont Plans, Nina, Oscar Mas, Pep Anton Muñoz, Carlos Gramaje. Escenografía y vestuario: Isidre Prunés y Montse Amenós. Coreografía: Ramon Oller. Dirección musical y arreglos: Joan Vives. Dirección: Joan Lluís Bozzo. Teatro Victòria, Barcelona, 12 de enero.

Escasa entidad

La estructura dramática de T'odio, amor meu es parecida, muy parecida, a la de otro musical de Dagoll Dagom, G1ups!! (1983), un musical "sobre ideas de Lauzier": los 13 relatos -a veces breves pinceladas de los mismos- de Dorothy Parker y las 16 canciones de Cole Porter se combinan en una serie de chistes escenificados, los cuales, salvo uno en la segunda parte, adolecen, a mi modo de ver, de una escasa entidad dramática.

Si seguimos la comparación con G1ups!!!, vemos que en aquel espectáculo la caricatura de los personajes de las historietas ayudaba a que el trabajo de los intérpretes, y el espectáculo en general, pasase con mayor e, menor fortuna, pero en definitiva, pasase, cruzase el escenario y llegase al espectador.

Pero los personajes de las narraciones de Dorothy Parker no son precisamente caricaturescos y, para llegar, precisan de actores y actrices. Y los intérpretes de T'odio, amor meu cantan y bailan más o menos bien. -no soy ningun experto, pero me pareció escuchar a una intérprete que machacaba una canción de Porter, las letras catalanas de las cuales a veces me hicieron soltar la carcajada-; cantan y bailan, pero, en líneas generales, son incapaces de transmitir la ironía, el sarcasmo, la soledad o la amargura de las criaturas de Dorothy Parker. De ahí, tal vez, la escasa consistencia dramática de los chistes escenificados, para no agobiar al intérprete y facilitarle el trabajo.

Pero ni aún así: la Dorothy Parker que asoma en el escenario del Victòria es escandalosamente blanda y poco divertida.

Y, para terminar, un consejo muy parkeriano: cuando beban whisky, utilicen el vaso adecuado. Sabe mejor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS