VIOLENCIA INTEGRISTA EN ARGELIA

Sangriento recuerdo de la victoria del FIS

El secuestro del avión de Air France marca el tercer aniversario de las elecciones que ganaron los islamistas

El secuestro del avión de Air France constituye un acto de propaganda integrista que coincide a su vez con el tercer aniversario de la celebración de las elecciones legislativas argelinas desarrolladas el 26 de diciembre de 1991, que dieron el triunfo al Frente Islámico de Salvación (FIS). El proceso electoral quedó interrumpido en enero del año siguiente. Entre uno y otro incidente podría haber cierta relación, se aseguraba ayer en círculos diplomáticos de la capital.Nadie parecía recordar ayer en Argelia que hace tres años los partidos políticos acudieron por primera vez a las urnas, para elegir diputados, después de haberlo hecho, en junio de 1990, en las elecciones municipales. Tampoco parecía recordarse que aquellos comicios legislativos se vieron interrumpidos definitivamente al siguiente mes de enero como consecuencia de la defenestración del presidente Chadli Benyedid y la irrupción de una dirección colegiada, Alto Comité de Estado, a la cabeza de la cual se colocó a Mohamed Budiaf.

Más información
"Cuando salmodiaron el Coran pense que me mataban", dice un rehén

La realidad es que Argelia se encuentra ahora abocada a otra crisis, a otros planteamientos y a otras soluciones, muy distantes del proceso legislativo de 1991, como se desprende de las declaraciones y de los movimientos que sobre el tablero político han hecho recientemente los diferentes líderes.

Todos los partidos, incluidos los islamistas y el propio Gobierno, no piden el retorno a las elecciones y la celebración de la segunda vuelta del proceso electoral, que habría dado el triunfo absoluto y mayoritario al Frente Islámico de Salvación. Lo que ahora se reclama, sobre todo por parte de la oposición democrática, es una salida negociada de la crisis que permita el establecimiento dé la democracia en Argelia.

Estas peticiones coinciden con la posición del propio presidente, el general Liamin Zerual, quien parece empeñado en emprender esta vía de democratización. En este contexto anunció el 31 de octubre la celebración de elecciones presidenciales a finales de 1995, y propició el diálogo con los diversos sectores políticos, incluidos los islamistas moderados, diálogo que, según el Gobierno, no ha quedado nunca cerrado. Sin embargo, el proceso parece muy lento y lleno de dificultades. Por eso, diversos partidos tratan de impulsar y acelerar la actitud de Zerual, propiciando así la democratización.

"Nosotros vamos a reunirnos próximamente en Argelia, en presencia, por primera vez, del Gobierno y del Frente Islámico de Salvación", ha asegurado recientemente el ex presidente Ahmed Ben Bella en unas declaraciones efectuadas al periódico egipcio El Massa, y que fueron ayer reproducidas por algún periódico de la capital. Las declaraciones de Ben Bella se efectúan tras la polémica reunión que la oposición celebró en la ciudad de Roma, bajo la protección de la comunidad ecuménica de San Egidio. La declaración de Ben Bella, si se confirma, puede significar uña puerta abierta a la esperanza.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Junto a estas declaraciones y proyectos políticos hay otras realidades, como la actividad de los grupos integristas radicales, que podrían parecer cada vez más activos y poderosos, tal y como se desprende del secuestro del avión de Air France, pero que en realidad pierden espacio sobre el terreno, ya que están sometidos a duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

En cualquier caso, como dice Salima Ghezali, directora el semanario La Nation, la única salida posible de la crisis argelina es la política, al tiempo que criticaba las posiciones erradicadoras que tratan de impulsar soluciones radicales. Y entre tanto sigue la sangría: cerca de 30.000 muertos en poco más de dos años.

Medidas de gracia

El Gobierno argelino celebró el 25 de diciembre una importante reunión en la que se anunciaban ya medidas de gracia para los "terroristas arrepentidos", así como la modificación del Código Penal, que podría significar, a su vez, la desaparición de los tribunales especiales, ya que los actos de terrorismo serían juzgados por los tribunales argelinos ordinarios.

Los acuerdos del Consejo de Ministros, reunido bajo la presidencia de Liamine Zerual, fueron recogidos ayer íntegramente por el periódico local El Muyahid. En el texto de los acuerdos gubernamentales se recoge también el discurso efectuado ante el Gabinete por el presidente Zerual, en el que se asegura "ofrecer una mano a los hijos equivocados y en especial a los más jóvenes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS