Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos la Complutense apenas colaboraron en el Libro Blanco

La participación espontánea de los estudiantes en la elaboración del Libro Blanco de la Complutense -un autoexamen y unos planes de futuro que la Universidad elabora desde hace dos años- ha sido irrisoria: la Universidad mandó 130.000 cuestionarios a los estudiantes (uno por alumno matriculado) y ha recibido 1.400.

De cualquier manera, la cifra no ha sorprendido a los coordinadores. "Para recabar la opinión de los alumnos hemos hecho después cerca de 5.000 encuestas personales", comentaba ayer el director técnico del Libro Blanco, José Manuel García.

Del Libro Blanco, que estará terminado a finales de enero, saldrán proyectos revolucionarios para la Complutense: la división de la Universidad en cinco campus temáticos o la creación de la figura del Defensor del Estudiante.

Entre las quejas más usuales de los estudiantes con respecto a la Universidad destacan, según las encuestas del Libro Blanco, la falta de espectativas profesionales que les procuran los estudios y la falta de información para buscar trabajo.

Otra queja común es la de no estudiar lo que quieren. Según datos de la Complutense, sacados también del Libro Blanco, el 30% de sus alumnos estudia una carrera que no le gusta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 1994