Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi mantiene que la única alternativa a su Gobierno son las elecciones

"Nadie puede quitar a la gente el derecho a elegir el Gobierno que quiere", dijo ayer Silvio Berlusconi, para reiterar que, si su Gobierno, cayera, no habría más salida que convocar nuevas elecciones generales. El primer ministro italiano ha comenzado, sin embargo, a desdramatizar la cumbre de la mayoría convocada tras ser citado a declarar como presunto corrupto, a fin de comprobar sí la actual mayoría sigue existiendo.

La Liga Norte insistió ayer en que se resiste a esa comprobación. Roberto Maroní, número dos del grupo lombardo, añadió que la actual legislatura agotará su mandato, pero el Gobierno quizás no."No me gusta hablar de comprobación de la mayoría", explicó el primer ministro, tras entrevistarse con el dirigente liguista y titular de Interior. "El presidente del Gobierno me ha dicho esta mañana que lo que quiere hacer el martes es una primera valoración de la actividad desarrollada por el Gabinete. La verdadera comprobación política de si la mayoría sigue o no existiendo se hará sólo tras la aprobación de los Presupuestos", es decir, hacia enero, dijo Maroni. El ministro no ha descartado la eventualidad de que surja otra mayoría de gobierno. Tanto el Partido Popular Italiano (PPI, ex democristiano) como el Partido Democrático de la Izquierda son "por el momento fuerzas de oposición, pero veremos después de la verificación".

"Haré,todo lo necesario para devolver la cohesión a esta coalición en torno a un programa concreto de cosas a realizar en fechas precisas, y lo presentaré a los aliados recordándoles con vigor que no hay álternativas a esta mayoría", afirmó Berlusconi en una conferencia organizada por los supervivientes del Partido Liberal Italiano (PIL) que sostuvieron a los Gobiemos de Bettino Craxi y Giulio Andreotti y que ahora apoyan el de Berlusconi.

"El eje Forza Italia-Alianza Nacional está destinado a la derrota electoral. Lo sabe bien Fin¡, aunque berree. Tan bien que no pide las elecciones anticipadas. Sólo amenaza con pedirla?, ha manifestado el ministro del Interior, Maroni

Sea cual sea su opinión sobre el tema, Berlusconi ha dado en las últimas horas suficientes pasos como para dejar claro que no tiene ningún interés en dejar ahora el Gabinete.

En este sentido se inscribe la apertura que demostró el jueves ante los sindicatos, con los que ha conseguido reanudar un diálogo cuya concreción ha quedado aplazada hasta que, el martes, se sepa qué pasa a corto plazo con el Gobierno.

Entrevista en el Quirinal

Otro gesto pacificador fue la entrevista que el primer ministro mantuvo ayer con el presidente, Oscar Luigi Scalfaro, que es el único que tiene la facultad de disolver el Parlamento y no comparte la seguridad de Berlusconi en que se tendría que volver a votar si cayera este Gobierno.La diferencia de puntos de vista sobre este crucial asunto ha creado recientes problemas entre los dos máximos cargos del Estado, sobre todo cuando Berlusconi, en el mensaje que envió a las televisiones el pasado martes como reacción a la noticia de que los jueces le están investigando, acusó veladamente a Scalfaro de que no le apoya ni clara ni suficientemente. El primer ministro, no había despachado con el presidente desde entonces.

"Nunca ha habido guerra. con el Quirinal", la sede de la Presidencia de la República, dijo ayer Berlusconi. "Todo ha sido como siempre, de modo norrnal", aseguró, y añadió que no cree en las conjuras de las que se habla y a las que aluden con frecuencia sus colaboradores, incluso él mismo, cuando sugieren que Scalfaro tiende a prestarse a los juegos de la oposición para desbancar al Ejecutivo legítimo con un Gobierno del presidente. "No creo en esas cosas", dijo a los periodistas cuando salía del Quirinal. La tensión ha cedido también algo en el frente judicial, aunque los próximos al primer ministro no dejan de echar lodo sobre la actuación de los magistrados. "Han desempolvado una vieja y ridícula historia de responsabilidad objetivo relacionada con una historieta de propinas a financieros, para poder citar a declarar al presidente del Gobiemo", dijo ayer en el foro liberal el ministro Giuliano Ferrara, portavoz del Gabinete.

Se prevé que Berlusconi comparezca secretamente ante el fiscal Antonio Di Pietro hoy o mañana. Forza Italia y AN preparan una manifestación en su apoyo par el próximo 16 de diciembre.

[La lira volvió a registrar ayer otra caída histórica y la Bolsa de Milán también cerró a la baja a causa del delicado clima político, según Reuter.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 1994

Más información

  • Desmentida la guerra con el presidente italiano