Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE comunica a Marco y Triviño que no volverán a ser candidatos

La ejecutiva federal del PSOE ha comunicado a José Marco, presidente del Gobierno de Aragón, y a Antonio González Triviño, alcalde de Zaragoza, la conveniencia de que no vuelvan a presentarse a la reelección en los comicios del próximo mes de mayo. Esta decisión, aunque ha sido transmitida esta semana por separado a los interesados, es anterior a que estallara el escándalo por los supuestos pagos de espionaje político con fondos públicos durante el mandato del presidente aragonés, José Marco.

Sobre la mesa del secretario de organización del PSOE, Ciprià Ciscar, estaba el viernes un escrito del presidente del grupo parlamentario, Joaquín Almunia, sobre el comportamiento del alcalde de Zaragoza, Antonio González Triviño, como eurodiputado. Éste ha incurrido en indisciplina al cobrar sus honorarios directamente de la Cámara europea, a diferencia de sus compañeros, cuyas percepciones van a las arcas comunes del grupo socialista. El alcalde rectificará el próximo lunes, según se comprometió con Ciscar.Pero la dirección del PSOE ya había decidido adoptar medidas drásticas. Antes del verano se conocía que iban a estallar de inmediato acusaciones contra Marco y González Triviño. La decisión de que ninguno de los dos repitiera como aspirantes a la comunidad y a la alcaldía, respectivamente, era absolutamente firme. De hecho, las reuniones mantenidas esta semana por Ciscar con los dos políticos, estaban previstas desde hacía 15 días, cuando todavía no había estallado el escándalo del espionaje.

Pero antes de pensar en las próximas elecciones, los socialistas aragoneses trataban ayer de orientar su actuación. En las horas previas al comité regional, los sectores enfrenta dos se afanaron en consolidar sus apoyos ante una eventual votación. El acuerdo fue imposible en una reunión previa entre los secretarios provinciales de Huesca, Marcelino Iglesias; de Teruel, Isidoro Esteban, y de Zaragoza, Pascual Marco, con el secretario general y presidente autonómico, José Marco. En el almuerzo se sumó el alcalde de Zaragoza.

Posteriormente, el comité regional se reunió a puerta cerrada, durante casi cinco horas, sin otro punto en el orden del día que la crisis interna. Marco logró que se votara, nada más abrirse la sesión, una propuesta de apoyo a su persona, que salió adelante, pese a que, por primera vez, el número de detractores se hizo patente al negarse las delegaciones de Huesca y Teruel, que fueron secundadas por algunas de Zaragoza, a participar en el plebiscito.

Pese a este apoyo, Marco confirmó su renuncia a continuar al frente de las candidaturas, lo que constituye una primera vía de solución al enfrentamiento, aunque sigue abierta la posibilidad de su dimisión como presidente autonómico. El martes se reunirán para analizar la situación la ejecutiva regional y el consejo de Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de noviembre de 1994

Más información

  • El alcalde desobedeció a AImunia al cobrar su sueldo de eurodiputado