Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía halla etiquetas de dos grandes almacenes en un taller chino ilegal

Cinco mujeres y tres hombres chinos fueron sorprendidos ayer de madrugada en plena faena por la Policía Municipal en un taller textil clandestino situado en el número 20 de la calle de Salvador Alonso (Carabanchel). Un español, Luis M. C., con tres órdenes de busca y captura de la Audiencia Nacional, regentaba el negocio. Los agentes hallaron también en el taller, según recoge el parte policial, etiquetas de las marcas C&A e Hipercor.Una de las incógnitas hasta ahora sobre los talleres chinos consistía en saber quiénes se beneficiaban de sus productos, obtenidos mediante la explotación inhumana de inmigrantes. Pero este dato sobre las etiquetas no significa que tales empresas ilegales vendan directamente sus manufacturas a esas conocidas firmas, sino que puede tratarse de subcontratas de los suministradores habituales de los grandes almacenes. Esa es una de las hipótesis de traba o de la policía.

La cadena C&A posee tres tiendas de ropa en Madrid (Bravo Murillo, La Vaguada y Parquesur, en Leganés), según fuentes de la empresa. Medios jurídicos de la compañía informaron de que la empresa recibe ya las prendas con la etiqueta puesta, que debe fabricar el proveedor. Los mismos medios manifestaron que a todos los suministradores se les informa por escrito de que deben cumplir requisitos tales como la no utilización de mano de obra infantil o ilegal -como sería este caso-, o el pago de la Seguridad Social de los empleados. La representación jurídica de 1 &A. no pudo informar si al1pan proveedor había denunciado el robo de etiquetas de la, marca y sugirió un supuesto caso de, subcontratación. Fuentes de El Corte Inglés no pudieron confirmar si se trataba de un caso de falsificación de etiquetas, sustracción de las mismas o una subcontrata. Esta firma posee Hipercor que tiene centros en Méndez Xavaro, Pozuelo y Alcorcón.

Un vecino de la calle de Salvador llamó de madrugada al 092 para quejarse de ruidos, según la Policía Municipal. Allí se presentaron, a las 2.45 horas, una dotación del Grupo de Ordenanzas Municipales (GOM) y otra de Seguridad. Y sorprendieron a los trabajadores ilegales en plena tarea.

PASA A LA PÁGINA 2

El taller con chinos que trabajaban de noche el cuarto desmantelado en una semana

VIENE DE LA PÁGINA 1

El taller, en un bajo de la casa, tenía una especie de cocina en la que se encontraba una persona durmiendo, según las mismas fuentes policiales. En unos 55 metros cuadrados se agolpaban los nueve: el español reclamado por la justicia a cuyo nombre figura el taller y los ocho chinos. Además de 10,máquinas de coser, una planchadora, una cremalladora, una hilvanadora, varios colchones.... y las etiquetas de los grandes almacenes.

El español que regentaba el negocio fue conducido a la comisaría de Carabanchel, y los ocho chinos, a la de Extranjería por carecer de permiso de residencia.

Máquinas industriales

Con el desmantelamiento del taller de Carabanchel, son cuatro cárceles de trabajo las que se clausuran en una semana por la Policía Municipal. El pasado jueves, en el distrito de Usera (calle de Antonio Velasco Zazo, 47, y Ferroviarios, 45) fueron detenidos siete ciudadanos chinos, también indocumentados.

En el primer local había 14 máquinas industriales de confección de ropa y colchones. Otra intervención acabó con la esclavitud de otros 12 chinos en la calle de Zurita, 19. Se incautó, según fuentes de la Policía Municipal, colchones y material industrial.

En el número 7 de la calle de San Virgilio (Vallecas) la policía desmanteló otro taller que, según los vecinos, abastecía a las tiendas de la zona. Durante los últimos meses, los vecinos habían relatado a la policía el trasiego de orientales y las máquinas funcionando las 24 horas. del día. La Policía Municipal aprovechó la entrada de uno de los trabajadores chinos en la madrugada del sábado 15 de octubre para descubrir a otros cuatro compatriotas trabajando afanosamente. En este caso, los vallecanos sospechaban que el taller textil abastecía a las tiendas del barrio. En el taller desmantelado en la madrugada de ayer aparecieron unas etiquetas sospechosas.

El pasado mes de marzo fueron desmantelados 14 talleres en una semana y detenidas 110 personas. Éstos son los datos, provisionales de una guerra que se inició hace poco más de un año y medio, cuyo resultado han sido al menos 12 redadas y 711 chinos indocumentados explotados día y noche por la mafia china para pagar su viaje desde los confines orientales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1994

Más información