Rusia protesta por la entrada en sus aguas del Ártico de un submarino de EE UU

Rusia protestó ayer por la intrusión de un submarino norteamericano en sus aguas territoriales en las cercanías de la península de Kola, en el Océano Glaciar Ártico, según informó la agencia de noticias Interfax, citando como fuente al centro de prensa de la Flota del Norte.La denuncia se añade a un conjunto de informaciones dispersas que reflejan una cierta sensación de acoso por parte de las autoridades militares rusas. Esta impresión parece haber sido potenciada por las críticas al alto mando militar tras el asesinato del periodista Dmitri Jólodov, investigador de la corrupción en las Fuerzas Armadas.

El submarino fue detectado el miércoles a una distancia de cinco millas (unos nueve kilómetros) de la entrada de la bahía de Kola, donde se encuentra la base naval de submarinos de Severomorsk, y después de ser observada durante varias horas por buques rusos y recibir varias advertencias abandonó las aguas territoriales rusas, informó Interfax.

El almirante Oleg Yeroféiev, comandante de la Flota del Norte con base en Murmansk, manifestó ayer que estos incidentes "socavan las bases de las iniciativas pacíficas adoptadas por los dos Estados e incrementan la tensión bélica en los mares". Yeroféiev declaró a Interfax que se trata de la tercera intrusión de un submarino norteamericano en las aguas territoriales rusas del Norte en los últimos dos años. [Un portavoz del Pentágono desmintió en Washington que un submarino de EE UU hubiese estado donde decía Intefax, informa Reuter]. Recientemente, el almirante Félix Grómov, comandante en jefe de la Marina de Rusia, informó en el comité de Defensa de la Duma que en los primeros nueve meses de este año un total de 70 submarinos y 78 buques extranjeros han patrullado cerca de las aguas territoriales rusas.

"Las actividades de espionaje contra Rusia se mantienen de forma bastante activa", manifestó Grómov en una intervención parlamentaria dedicada al deterioro de la flota rusa a finales del pasado mes de octubre. "Dejando la flota a merced del destino, renunciarritos anticipadamente a nuestros intereses económicos en el mar", afirmó el almirante.

Rusia tiene 166 submarinos, de los 89 son nucleares, y sólo un tercio del total son modernos. En los próximos 10 años, habrá que dar de baja o del 70% la un mínimo de los buques actuales y, a finales de los noventa, se tendrán que de los noventa, se tendrán que des desguazar mas de 100 submarinos y 300 buques.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción