El Libro Blanco de las autonomías defiende la corresponsabilidad y critica el 15% del IRPF

La corresponsabilidad fiscal de las comunidades autónomas es necesaria, pero su fórmula actual, la cesión del 15% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a las administraciones autonómicas, no se ajusta a las necesidades del sistema de financiación. Ésta es una de las conclusiones del Libro Blanco del sistema de financiación autonómica, un diagnóstico sobre los problemas de financiación de las comunidades encargado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) a un grupo de expertos, encabezados por el exsecretario de Hacienda José V. Sevilla.

El informe de los expertos, realizado tras entrevistarse el equipo de José V. Sevilla, el padre de la LOFCA (Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas) con todos los actores del sistema de financiación autonómica será debatido en los próximos meses en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado.La conclusión más importante del informe elaborado por el equipo de Sevilla es la propuesta de sustituir la actual participación territorializada del 15% del IRPF por un impuesto autonómico sobre la renta de carácter proporcional, cuyo importe sería deducible de la cuota del impuesto estatal. "A ello habría que añadir un impuesto autonómico sobre el consumo, resultado de la cesión parcial a las comunidades autónomas de la fase minorista del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y, en su casó, de los impuestos especiales" explica el informe.

Descentralización

El Libro Blanco defiende básicamente la necesidad de la corresponsabilidad fiscal y arremete contra posiciones reacias a la misma, defendidas en el pasado por algunos dirigentes autonómicos, como el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. "Hay que esforzarse en superar puntos de vista anclados en la cultura del centralismo que generan resistencias al proceso de descentralización, en unas ocasiones por no aceptar las consecuencias financieras de la autonomía política y, en otras, por temor a que la descentralización, que se materializa en la territorialiación de los ingresos, vaya en contra de la, solidaridad", señala en sus conclusiones.Una y otra vez, el Libro Blanco rechaza el sistema depresiones de las comunidades autónomas sobre la Hacienda central, destinadas a mejorar su participación en los recursos con la ventaja añadida de "proporcionarle ingresos sin tener que incurrir en el coste político de su exacción a los ciudadanos".

En este sentido, el informe aboga claramente porque las haciendas autonómicas puedan decidir el tipo aplicable en un sistema de impuestos normalizados "con los que dispondrán de flexibilidad suficiente para determinar su volumen de ingresos, flexibilidad que puede agrandarse si utilizan los otros recursos disponibles, esto es los precios, las tasas y los tributos propios".

El Libro Blanco defiende también el equilibrio entre solidaridad y autonomía, y opina que el actual sistema, de financiación autonómica -mezcla de cesión de tributos a las autonomías y de tina mayoritaria participación de éstas en los ingresos de la Hacienda del Estado- responde a las necesidades del período transitorio, pero no a las exigencias de un estado descentralizado. La tesis política del informe es que, hay un desequilibrio entre el grado de autonomía política que han adquirido:) las comunidades autónomas y su grado de corresponsabilidad fiscal.

Nivelación de servicios

Asimismo, el libro concluye que no es razonable territorializar los ingresos, como se ha hecho. con la cesión del 15% del IRPF a las autonomías, si no se dispone de un mecanismo adecuado de nivelación de servicios. El informe elaborado por el equipo de Sevilla señala que los impuestos autonómicos normalizados y otros medios financieros "deben permitir financiar prácticamente la total¡dad de los gastos en el caso de las Haciendas autonómica con mayor capacidad fiscal; en cambio, las Haciendas con menor capacidad verán complementados sus recursos propios con las transferencias de nivelación de la Hacienda central".Finalmente, el informe propone una aproximación entre los resultados, del sistema foral -aplicable en el País Vasco y Navarra, y que permite a estas comunidades una mayor capacidad fiscal- y los que proporciona la LOFCA por la vía de los impuestos normalizados y los tributos propios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS