Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patraña del autor

Penn deja de sonreír cuando habla del Hollywood actual: "Tengo algunos proyectos, incluso uno que me gustaría empezar en seguida, un western muy áspero. Pero no quiero hacerlo en Hollywood. Allí no crean nada, lo compran todo. A mí me compraron una vez, pero no lo harán otra. Prefiero trabajar en el cine independiente".Y añade Penn a su biógrafo, aquí presente, Gaston Haustrate: "Hollywood camina hacia su autodestrucción. El modelo de lo que están haciendo ahora es Parque Jurásico y éste es un ejemplo de película inexistente, un globo hinchado que no tiene nada dentro. Este tipo de cosas acabará con ellos".

"Por su parte", prosigue el cineasta, "el cine independiente tiene el problema de que en él se incurre con frecuencia en la patraña del cine de autor, que es un invento francés que tuvo razón de ser en la época de los comienzos de la nueva ola, pero que a estas alturas no se sostiene y menos después de haber sido magnificado por teóricos y críticos de cine".

"Éstos pretenden asociar.el proceso de creación de una película únicamente al director y eso es una impostura, una patraña. Nada de lo que he podido comprobar a lo largo de mi profesión: tiene que ver hasta ese punto con la teoría del cine de autor. Uno sabe muy bien cuánto debes a tus colegas y colaboradores. Sólo tienes que rodar durante cinco o seis días para saber la cantidad de aportaciones que no tienen nada que ver contigo y que sin embargo se reflejan en la película. Por ejemplo, yo creo que es el actor quien define de verdad dónde debe situarse la cámara y que, por tanto, su aportación a la autoría es decisiva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 1994

Más información

  • 39º FESTIVAL DE VALLADOLID