Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierta una cárcel secreta del régimen haitiano

Una cárcel clandestina con decenas de presos políticos en condiciones infrahumanas fue descubierta ayer por soldados de EE UU, camuflada dentro de la comisaría de policía de Los Cayos, una localidad situada al sur de Puerto Príncipe. Un portavoz militar norteamericano dijo que todos los presos pudieron ser liberados aunque en lamentable estado. Por otro lado, el Senado de EE UU votó anoche casi mayoritariamente a favor de una pronta retirada de las tropas norteamericanas de Haití, pero no fijó fecha.

Decenas de opositores al régimen dictatorial haitiano fueron ayer milagrosamente liberados de una tétrica cárcel clandestina que había sido camuflada en la comisaría de policía de la localidad de Los Cayos. Los presos se encontraban en condiciones penosas y con claros síntomas de desnutrición y señales de haber sido torturados, según reveló un portavoz militar norteamericano.Entretanto, el Senado de EE UU votó por 91 votos a favor y ocho en contra una resolución para una pronta retirada de sus tropas enviadas a Haití, aunque la votación no es vinculante

La amnistía general, pieza angular de los acuerdos de la Isla del Gobernador, en 1993, y de los recientes de Puerto Príncipe, corre el riesgo de quedar atrapada en vericuetos legales. La Cámara de Diputados comenzó ayer el debate del proyecto de ley presentado el miércoles por el ministro legítimo de Justicia, René Prosper. Existen serias diferencias entre los diputados sobre cuál debe ser la extensión del perdón; si éste debe cubrir o no delitos de sangre originados en el golpe de Estado de septiembre de 1991.

"Si no se aprobara una amnistía eso facilitaría la salida de Raoul Cédras del país", admite Stanley Schrager, portavoz de la Embajada de EE UU en Haití, "pero creemos que algún tipo de perdón es necesario para promover la reconciliación". Con o sin amnistía, los generales Raoul Cédras y Phillipe Biamby, deberán dejar sus cargos el 15 de este mes, horas antes del previsible regreso triunfal del presidente legítimo Jean-Bertrand Aristide.

Los rumores sobre el futuro de Cédras se han disparado. Todas las fuentes insisten en que el militar abandonará el cargo y el país. Un coronel próximo a la Junta, le dijo a un miembro de la Embajada española en Haití: "Cédras se va a tu país, las negociaciones están ya muy avanzadas".

El ministro español de Asuntos Exteriores, Javier Solana, reiteró ayer que no se había recibido en Madrid ninguna petición para acoger a Cedrás por parte de los gobiernos de EE UU o de Haití, pero manifestó su buena disposición a estudiar tal solicitud si se llega a producir.

El ministro dominicano de Exteriores, Carlos Morales Troncoso, hizo saber ayer que su país no acogerá a Cédras y Biamby porque, dijo, lo prohíbe una resolución de la ONU.

La revista The Nation, publicó ayer que el espionaje norteamericano ayudó a montar el Frente para el Avance y el Progreso de Haití (FRAPH), el grupo paramilitar de ultraderecha que desarticularon las tropas estadounidenses en Puerto Príncipe, informa Antonio Caño desde Washington.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de octubre de 1994

Más información

  • El Senado de EE UU vota a favor de una pronta retirada de sus tropas