Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Arte de Tàpies, protagonista de la temporada en París

Un hombre tan riguroso como Antoni Tàpies debió buscarse el pulso, por si acaso. Porque raramente los políticos dedican a un artista vivo frases como las que se oyeron ayer en París, en la inauguración de una magna antología de la obra del pintor catalán. "Uno de los grandes artistas españoles de todos los tiempos", dijo la ministra de Cultura, Carmen Alborch. "Un pintor absolutamente imprescindible", corroboró el ministro francés, Jacques Toubon. "Un hito muy importante en la historia del arte", agregó el conseller de Cultura de la Generalitat, Joan Guitart. La exposición, instalada en la galería del Jeu de Paume, es uno de los mayores acontecimientos de la temporada parisina.Antoni Tàpies (Barcelona, 1923) se dejaba besar y abrazar, constantemente envuelto por una pequeña multitud, sin apenas mostrar su desazón. Sólo algún gesto, ese frotarse las manos como de tendero tras un buen negocio, traicionaba los nervios del gran tímido del arte español.

"Esta exposición me ayuda a conocerme mejor comentó, reexaminando obras que no había podido ver durante décadas. Son en total 70 piezas, datadas entre 1946 y 1993. "He creado unas 7.000 obras durante mi carrera. Si aquí hay 70, pues suponen sólo un uno por ciento. O un uno por mil, ¿no?", se afanaba por calcular Tápies, poniendo y sacando ceros.

El catálogo de la exposición incorpora, junto a cada pieza, dos críticas de la época en que la obra en cuestión se expuso por primera vez. Una crítica positiva, otra negativa. Un ejercicio tan severo para el autor como para los críticos.

La ministra Carmen Alborch llegó tarde, bastante pasadas las siete de la tarde, tres horas después de la apertura. El ministro de Cultura de Francia, Jacques Toubon, la esperaba en la puerta desde la hora en punto. No hizo falta que nadie avisara: un revuelo de melena y faralaes, y ahí se plantó la ministra, sonriendo como si en Madrid no le dimitiera nadie.

Por el Jeu de Paume de las Tullerías, que antaño albergó los mejores impresionistas y es hoy una estilizada galería, pasó el tout Paris artístico y lo más florido de la colonia española. La exposición retrospectiva de Antoni Tápies se abre al público hoy hasta el 4 de diciembre. Gran parte de las piezas viajarán luego a Nueva York, donde, unidas a un lote norteamericano, se integrarán en una nueva antológica que se abrirá a finales de enero en el Museo Guggenheim.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1994