Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El aire acondicionado es el primer causante de las infecciones respiratorias del verano

Resfriados, faringitis y neumonías surgen con las bajas temperaturas y el ambiente seco

Centros de trabajo, comercios, restaurantes, bares, cines, transportes y cada vez más hogares españoles, están dotados de aire acondicionado. Los lugares climatizados son un socorrido refugio frente a los calores del verano. Pero el aire acondicionado es también responsable de la mayoría de las infecciones respiratorias estivales: resfriados, faringitis, bronquitis, e incluso neumonías. Las temperaturas excesivamente bajas, la sequedad del aire y el choque que sufre el organismo con los cambios bruscos de temperatura tienen, según los expertos, la culpa.

Rita Buendía, ama de casa de 66 años, estuvo a punto de quedarse viuda el verano pasado cuando su marido, Antonio Martínez, jubilado de 70 años, fue ingresado en un hospital por una neumonía "como consecuencia del aire acondicionado", explica Rita. "Ponía la temperatura muy baja, hasta el punto de que una hija que vive con nosotros y yo teníamos que estar con chaqueta. Empezó a constiparse y, a los tres días, le ingresamos muy malito. Claro que Antonio tiene lo que se llama una mala salud de hierro, pues es diabético y había sufrido un infarto".Los médicos advierten que los ancianos, los niños y todas aquellas personas con una. salud delicada o con cualquier patología asociada importante deben tener especial cuidado. Las bajas temperaturas debilitan la respuesta inmunológica o defensiva, y máxime en aquéllos cuya salud ya está deteriorada. Así, microorganismos saprófitos, es decir, bacterias o virus que viven en diferentes partes del, organismo humano sin ser patógenos, pasan a causar enfermedad.

El doctor Miguel Hinojosa, alergólogo del hospital Ramón y Cajal, de Madrid, y uno de los expertos que mejor conoce la patología generada por los sistemas de climatización y otros factores del llamado síndrome del edificio enfermo, afirma que el aire acondicionado es el principal factor de ese síndrome. "Del aire acondicionado", explica, "dependen la temperatura y la humedad ambiental de los interiores, que inciden en la salud mucho más que otros factores del síndrome, como podrían ser la iluminación, los ruidos, las vibraciones o los olores. Los sistemas de climatización se convierten en fuentes inagotables de procesos de las vías respiratorias altas y bajas, muchos de ellos de origen alérgico, sobre todo cuando ese sistema está contaminado".

Choque brusco

Para el doctor José María Bertrán, jefe de sección del departamento de otorrinolaringología del Ramón y Cajal, los resfriados nasales y las faringitis son las infecciones más comunes, debidas sobre todo a las bajas temperaturas del aire acondicionado, a la sequedad ,ambiental que produce, y al choque que sufre el organismo al pasar bruscamente de una temperatura entre 18º y 24º a otra de 40º"."Es muy frecuente", señala, "que los rinovirus, que son virus saprófitos de la mucosa de la nariz, se hagan, patógenos y aparezca el resfriado. Por eso en verano los catarros suelen ser víricos, a diferencia de los invernales, producidos por bacterias.

Según advierte Hinojosa, cuando el sistema de aire acondicionado está contaminado las posibilidade$ de aparición de patología se multiplican, "Es muy común", apunta, "que en las grandes instalaciones de climatización estén contamina dos por bacterias u hongos el depósito del agua y los sistemas de conducción del aire. De esta forma se contamina todo el ambiente y empiezan a aparecer los problemas de salud".

Como los llamados edificios herméticos carecen de ventilación natural, cuando se contamina cualquier parte del sistema, como la conducción del aire o los depósitos humidificadores, se va vaciando y cargando de contaminantes, todo el aire que se respira en el interior.

Los principales contaminantes del aire por sistemas de aclimatización son la bacteria Legionella pneumophila, que causa una neumonía que puede causar la muerte, y los hongos Aspergillus niger y Aspergillus fimigatus, que provocan patología alérgica. respiratoria (rinitis, asma, alveolitis). "Existe también", añade Hinojosa, "la llamada fiebre de los acondicionadores, que se manifiesta con fiebre, tiritona, malestar general y dolor de cabeza".

Según el arquitecto Efrén Sánchez, cualquier sistema, de aire acondicionado de calidad y que esté bien instalado y en buenas condiciones de mantenimiento está, hoy en día, suficientemente perfeccionado como para no crear nigún tipo de enfermedad. "Sin embargo", apunta, "muchos de ellos, como ocurre con la mayoría de los que se instalan en el hogar, son únicamente sistemas de refrigeración, puesto que únicamente sirven para bajar la temperatura peto no humidifican el ambiente: por tanto, no conservan la humedad adecuada, del aire".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 1994