Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardacostas haitianos causan la muerte de 40 refugiados al tirotear su barco

Puerto Príncipe / Nueva York

Al menos 40 personas murieron ahogadas el miércoles, después de que la policía militar haitiana abriera fuego junto a un barco repleto de refugiados que intentaban huir del país, según informaron ayer en Puerto Príncipe testigos presenciales. La noticia ha trascendido justo en el momento en que la ONU se prepara para una hipotética, salida de los militares que controlan el país.

La tragedia se desencadenó cuando una pequeña lancha con tres agentes de guardacostas se aproximó al barco, cerca de la localidad de Nan L'Etat, en la costa sur, en cuyas calas y grutas cientos de personas se concentran a la espera de una oportunidad de embarcar rumbo a Estados Unidos. Los agentes dispararon al aire y los ocupantes del barco, aterrorizados, se empujaron unos a otros y se lanzaron al agua. Además, se soltó la botavara de la vela y ello hizo caer más personas al agua.Los testigos dicen que la mayoría de las víctimas eran mujeres y niños procedentes de los pueblos vecinos a Nan L'Etat y que varios de los ahogados fueron enterrados el mismo miércoles.

Este siniestro es el que más víctimas mortales ha producido hasta ahora como consecuencia de los esfuerzos para controlar la huida masiva de los haitianos, cientos de los cuales se han hecho esta semana al océano con el propósito de aprovecharse de la liberalización de la política del presidente Bill Clinton para con los refugiados.

A última hora del jueves, los guardacostas norteamericanos llevaban ya recogidos 606 haitianos de 17 barcos, que se venían a unir a los más de 2.500 rescatados de las aguas de lunes a miércoles. Otros 1.052 que habían sido rescatados con antelación fueron llevados al centro de recogida y control en la base norteamericana de Guantánamo, en Cuba.

El número de haitianos que se juega la vida en precarias embarcaciones se ha disparado desde que el 16 de junio funcionarios de inmigración norteamericanos empezaron a entrevistar en un barco anclado en la costa jamaicana a toda la gente que salía de Haití con vistas a concederles asilo.

En Naciones Unidas, mientras tanto, el Consejo de Seguridad se ha declarado dispuesto a reforzar este mes y hasta cambiar de objetivo a la Misión de la ONU en Haití (Minuha) para que esté preparada "para después de la partida de los altos responsables militares haitianos". La Minuha no existe más que sobre el papel. El pasado mes de octubre, un barco que transportaba soldados norteamericanos y canadienses de la Minuha se dio la vuelta frente a la misma costa de Puerto Príncipe ante la presencia de haitianos hostiles en el puerto de la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 1994