Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de presupuesto deja a 500 familias pobres sin salario social

Medio millar de familias necesitadas no han podido aún recibir el salario "para pobres" -unas treinta y ocho mil pesetas mensuales- por falta de presupuesto. Los 2.900 millones de pesetas que la Comunidad destina este año a dicha ayuda no dan abasto. Estas cuentas se echaron sin tener en cuenta un fenómeno nuevo: la Regada de parados sin subsidio a este programa, que antes atendía a población marginal.

Para ayudar a estos nuevos solicitantes y a los que lleguen hasta finales de año la Consejería de Integración Social ha tenido que pedir a la Consejería de Hacienda más dinero.Cada vez hay más solicitantes y en condiciones más precarias. El "salario para pobres" se planteó como un mecanismo de inserción para personas marginadas, no como un subsidio de desempleo. Y desde finales del año pasado cada vez son más las familias perfectamente integradas que lo solicitan al perder el trabajo y agotar todas las prestaciones del paro. Esta avalancha de parados que precisan las ayudas de mayor cuantía ha trastocado unas cuentas hechas para unas 7.000 o 7.300 familias.

Enjulio de 1993, los perceptores de este "salario para pobres" eran 7.456. En febrero de este año, 7.603, y en abril, 7.897. A comienzos de año la ayuda media que recibía cada familia era de 33.540 pesetas mensuales, ahora es de 37.033. Todos los meses hay altas y bajas entre los beneficiarios. Pero ya en mayo no se pudo atender ninguna solicitud. ¿Problema? O se atiende a todos los que lo requieren, y entonces el dinero no llega, o sólo se ayuda al número de familias previsto y el resto se queda en la estacada. ¿Solución? Ampliar el presupuesto.

Faltan 400 millones

El director genera de Servicios Sociales Generales, Manuel Gómez, estima que harían falta unos cuatrocientos millones de pesetas más. "En 1993 tuvimos 2.750 millones de presupuesto y, como no nos llegaba, añadimos 150 millones más, hasta 2.905, de fondos propios de la Consejería", explica. "Este año hemos pasado de las 400 peticiones mensuales a las 500 y nos vemos obligados a pedir a la Consejería de Hacienda una ampliación del crédito si queremos atender a todas esas personas", añade. En caso de no conseguirlo, para finales de año podrían llegar al millar las familias necesitadas de esta ayuda que se han quedado sin ella.

Javier López, miembro de la Comisión de Seguimiento del IMI por CC OO, atribuye también el problema a la reducción presupuestaria que ha sufrido esta ayuda en los últimos dos años. "En 1992 se destinaron al salario social 3.084 millones; 2.909, en 1993, y 2.900, en 1994; es decir, el presupuesto se ha reducido", asegura. "Además, este año aumentaron las ayudas en función del coste de la vida, lo que supone que, como cada beneficiario recibe más dinero hay menos fondos para nuevas ayudas", añade. "Esta ayuda se conoce entre los madrileños, y eso es bueno, porque significa que está bien implantada; a ella se dedica mucho dinero y esfuerzo, y haría falta un apoyo económico que ahora no hay por parte del Ministerio de Asuntos Sociales", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 1994

Más información

  • El aumento de parados agota las reservas del IMI