Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Fiasco hipotecario

UNA NORMA puede ser ineficaz por diversas causas: porque esté defectuosamente elaborada, porque se pongantrabas a su aplicación o porque sus presuntos beneficiarios la ignoren, bien por falta de información o por dificultades de otro tipo. De todo ello puede haber en la escasa utilización que está teniendo la Ley de Subrogación y Modificación de Préstamos Hipotecarios durante sus casi dos meses de vigencia. De no cambiar la situación, el abaratamiento de los créditos hipotecarios como consecuencia de la sustancial rebaja del precio oficial del dinero puede constituir un fiasco. De momento, no parece que ninguna entidad financiera haya realizado más de una decena de renovaciones o subrogaciones de créditos hipotecarios.Es por ello positivo que los colectivos relaciona dos con la aplicación de la ley -bancos y cajas, notarios y registradores- hayan creado una comisión conjunta para agilizar su cumplimiento y resolver sus posibles deficiencias técnicas. Éstas no podrían amparar una interpretación restrictiva de la norma con traria a la voluntad del legislador. Como tampoco podría derivar en su boicoteo la legítima batalla hipo tecaria entre las entidades financieras.

El Gobierno y el Parlamento han hecho en esta cuestión lo que les correspondía: reducir sustancialmente los elevados costes que gravaban los cambios de hipoteca, tanto en tarifas notariales y registrales como en impuestos y comisiones de penalización por cancelación anticipada. Es responsabilidad del sistema financiero y de los colectivos profesionales implicados no desvirtuar los efectos favorables de esta medida. De ello depende que decenas de miles de titulares de préstamos hipotecarios, en gran parte ciudadanos de economía modesta, no se sientan engañados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS