Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las explotaciones agrarias no se podrán dividir por debajo de una unidad mínima de cultivo

El Gobierno pretende la definición clara del profesional de la agricultura y las explotaciones prioritarias que canalizarán la mayor parte de las ayudas públicas. Con la nueva ley para la modernización de las explotaciones agrarias quiere, además, prestar más ayuda a los jóvenes para su incorporación al campo; aplicará importantes exenciones fiscales especialmente para el asentamiento de jóvenes; impedirá la división de explotaciones según las unidadesmínimas de cultivo que se determinen para cada zona, incluso en contra de lo dispuesto por el testador en una herencia, y rebajará de 21 a tres o cinco años los periodos de arrendamientos rústicos con el fin de lograr una mayor movilidad de la tierra.

El próximo Consejo de Ministros tiene prevista la aprobación del proyecto de ley para la modernización de las explotaciones agrarias, según manifestaciones del titular de Agricultura, Luis Atienza:,Con la aplicacion, a partir de enero de 1995, de los acuerdos GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio), por los que aumenta la liberalización del comercio agrario, el proyecto de ley para la modernización de las explotaciones agrarias, y la ley de interprofesionales se completan las piezas clave para lograr la ordenación de un sector agrario competitivo.

Según los datos manejados por la Administración, la política de los últimos años, en contra de las. necesidades del sector, no ha supuesto la incorporación de los jóvenes a la actividad agraria y los activos mayores de 50 años superan ya el 50% del censo.

Por otra parte, lejos de disminuir, se ha incrementado el número de explotaciones agrarias hasta el punto de que la media por explotación en España tiene una superficie agraria útil de 12 hectáreas. El sector agrario español supone el 22% de las explotaciones de la Unión Europea mientras que su Producción Final Agraria no supera el 12% de ese total comunitario.

Con esta nueva ley, cuya tramitación y entrada en vigor será rápida, en primer lugar se pretende que las ayudas para el sector vayan dirigidas a las explotaciones prioritarias., dirigidas por agricultores profesionales dados de alta en el Régimen Especial Agrario de la Seguridad Social y con edades entre los 18 y los 60 años o para entidades asociativas. Estos agricultores serán prioritarios a la hora de recibir las ayudas para la modernización de sus explotaciones en base a los planes de mejora.

Subvenciones directas

La Administración concederá ayudas vía subvenciones directas a las inversiones o bonificaciones a los tipos de interés. Igualmente, se pondrán en marcha apoyos vía capacitación profesional, subvenciones para la mejora de la gestión, así como mayores indemnizaciones compensatorias para las explotaciones en zonas desfavorecidas.

Para lograr unas estructuras agrarias con una mayor dimensión y más competitivas, se propugnan una serie de los beneficios y las exenciones fiscales, como en el Impuesto de Transmisiones, cuando se traten de operaciones encaminadas a lograr unas explotaciones competitivas.

Así, no estarán sujetas a este impuesto las operaciones de permutas, las transmisiones o la explotación de tierras bajo una sola linde. Estas ayudas vía créditos, subvenciones o exenciones fiscales se incrementarán cuando se trate de explotaciones prioritarias de agricultores jóvenes. Para la defensa de las explotaciones agrarias modernas y competitivas por su dimensión, el proyecto de ley contemplará la definición de lo que se entiende por unidad mínima de cultivo o explotación suficiente para que sea competitiva.

Cada comunidad autónoma deberá determinar esa dimensión por zonas o productos. Solamente será válida la división de una finca cuando dé lugar a parcelas de dimensión no inferior a esa unidad mínima y serán nulos y no producirán efecto todos los actos o contratos en contra de esta disposición, según el proyecto de ley.

La partición de una herencia, aún en contra de lo dispuesto por el testador, se realizará teniendo en cuenta lo establecido por esta ley.

Sector más competitivo

En esta misma línea de lograr un sector agrario más competitivo y, sobre todo, para lograr una mayor movilidad de la tierra, el proyecto de ley para la modernización de las explotaciones agrarias contempla una modificación sustancial sobre la actual normativa de arrendamientos rústicos.

Con la nueva disposición, en contra de los actuales 21 años, con prórrogas incluidas que supone en la realidad un arrendamiento rústico, se dispone que los arrendamientos en el futuro tengan una duración muy inferior. El proyecto habla de tres años y es probable que, tras las negociaciones que se van a mantener con las organizaciones agrarias, ese plazo quede en un máximo de cinco años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994

Más información

  • El proyecto de ley para la modernización del campo Iiinita las particiones por herencia