Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta critica duramente el rechazo del plan para Santana

El rechazo de los trabajadores al plan de la Junta de Andalucía sobre el futuro de Suzuki "supone apostar por la quiebra", según manifestó ayer en Sevilla el consejero andaluz de Economía, Jaime Montaner, quien afirmó que el, plan de la Junta es "la única salida que garantiza la continuidad de la factoría de Linares (Jaén). El plan supone jubilaciones anticipadas y regulación temporal de empleo para 900 empleados, frente a los 1.500 despidos que pide Suzuki. La administración andaluza, además, ha anunciado un plan de reindustrializáción que supone una inversión de 20.000 millones en tres años.Montaner afirmó que el rechazo de los trabajadores contribuye a "dar la razón a Suzuki ante la posibilidad de que no pueda soportar la situación". El consejero calificó de "incomprensible" la "cerrazón y voluntad obtusa" de los trabajadores, y acusó a Izquierda Unida (IU) de presionar a través de Comisiones Obreras, para que rechazaran la propuesta "por motivos electorales". Esta actitud, según Montaner, no sólo perjudica a Suzuki, sino a más de 70 empresas y 5.000 empleos de la comarca. "Tanto a IU como al PP", dijo, "cuanto peor esté la situación andaluza, mejor para ellos", porque a ambos partidos "les va muy mal que la economía vaya bien". Afirmó que el plan se habría aprobado "si hoy [por ayer] fuera 13 de junio".

Las declaraciones de Montaner han sido contestadas por el, secretario de la sección sindical de CC OO en Santana Motor de Linares, Andrés Maldonado. "El que juega a electoralismo es Montaner. Quiere que digamos que la salida es buena, con 900 despidos, sin garantizar el futuro y sin disponer todavía del tercer socio", dijo.

Por su parte, Santana ha asegurado que el mantenimiento del bloqueo hace peligrar la comercialización de 892 vehículos ya fabricados y pedidos desde distintos concesionarios europeos, informa Raúl Limón. En la cadena de montaje permanecen otras 300 unidades a la espera de la llegada de nuevos componentes con los que finalizar su producción. La empresa ha reiterado la necesidad de recuperar la normalidad en la factoría y ha advertido que un retraso en la entrega de los vehículos demandados supondría tener que bonificar a los concesionarios con descuentos de hasta un 30%.

Mientras, en Manzanares (Ciudad Real) los trabajadores de Santana Motor iniciaron ayer un encierro en el Ayuntamiento hasta que Trabajo dictamine sobre la resolución presentada por la Junta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994

Más información

  • Montaner y CC OO se acusan de electoralismo