Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad de la ONU decide enviar 5.500 'cascos azules' a Ruanda

Nueva York / Kigali

El Consejo de Seguridad de la ONU alcanzó el viernes un amplio consenso para enviar 5.500 cascos azules a Ruanda, aunque Estados Unidos indicó que no dará sil apoyo a la resolución hasta que la miesté perfectamente definida. El envío de tropas tendría como objetivo la protección de la población civil y del personal de las organizaciones humanitarias. La guerra civil ruandesa ha causado al menos 500.000 muertos.El texto de la resolución para el envío de fuerzas de las Naciones Unidas será sometida a votación del Consejo de Seguridad el próximo martes. Los representantes norteamericanos indicaron que no votarán a favor mientras no haya acuerdo sobre la zona en la que los cascos azules deben ser desplegados. Está previsto que las tropas sean transportadas a Ruanda en aviones norteamericanos.

El acuerdo citado sobre zonas de despliegue no tiene por qué figurar en el texto de la resolución, pero tiene que ser alcanzado por los funcionarios de la ONU antes de la votación.

Estados Unidos quiere que el despliegue de la fuerza de pacificación se efectúe en las zonas fronterizas mientras que Naciones Unidas propone que tome bajo su control el aeropuerto de Kigali, la capital de Ruanda.

El secretario general de Naciones Unidas, Butros Butros Gali, informó el viernes al Consejo de Seguridad que la misión de paz en Ruanda costará 115 millones de dólares cada trismestre (unos 15.800 millones de pesetas). Señaló también que la situación en Ruanda es "muy inestable e insegura, con violencia generalizada".

Los combates continúan entre las fuerzas del Gobierno y los rebeldes del Frente Patriótico Ruandés (tutsis), aunque las dos partes han expresado, por separado, su disposición a aceptar un alto el fuego. Los rebeldes controlan actualmente la mitad del país y tienen cercada la capital.

Butros-Gali añadió que las milicias y grupos armados siguen matando y aterrorizando a la población civil. La Misión de Ayuda a Ruanda de la ONU (Unamir) indicó a Reuter que no hay medios para verificar las últimas cifras de muertes producidas por la cruel guerra civil, aunque estima que, calculando por" lo mínimo, puede ascender a 500.000 el número de muertes desde que comenzó la guerra.

La misma fuente añadió que las autoridades de Kigali, dijeron hace cuatro días que 60.000 cadáveres habían sido evacuados de la capital y enterrados en fosas comunes. Kigali tenía 350.000 habitantes antes de que comenzasen las matanzas.

Butros-Gali dijo en el Conséjo de Seguridad que, según informes iniciales, hay 250.000 desplazados en el norte de Ruanda, 65.000 en el Este y 1.200.000 en el Sur y Suroeste. A estas cifras hay que añadir unos 300.000 refugiados en los paises vecinós, la mayor parte en Tanzania.

El secretario general de la ONU dijo también que la anterior situación se complica por el hecho de que antes de la guerra se había identificado a 1.200.000 personas afectadas por la sequía en el Sur, que necesitan urgente ayuda humanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1994

Más información

  • La guerra civil se ha cobrado 500.000 muertos