Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido en Huesca el rodaje del filme de Verhoeven y Schwarzenegger

La decisión de la productora responsable de Cruzadas, que iba a ser dirigida por Paul Verhoeven e interpretada en su papel estelar por Arnold Schwarzenegger, de suspender el rodaje ha dejado sin las expectativas económicas al pueblo de Loarre (Huesca) y a quienes contaban con formar parte de los miles de extras que se necesitan para la filmación.Ante la falta de explicaciones oficiales sobre las razones de esta decisión, se especula con la existencia de problemas por exceso presupuestario (se alude a más de 2.000 millones de pesetas por encima de lo previsto), y al mismo tiempo se mezclan acusaciones sobre las peticiones demasiado elevadas de las administraciones públicas implicadas. Éstas se entrecruzan, además, las demandas de responsabilidad por esta espantada" de los productores.

Mientras por un lado se apunta a las pretensiones del Ayuntamiento -regido por Santiago Esco, del Partido Popular- de cobrar una cantidad elevada por conceder la licencia para ejecutar las obras necesarias en el castillo de la localidad, por otro se acusa de intransigencia al Gobierno regional, regido por los socialistas.

Por si estos problemas eran pocos, cinco trabajadores de la empresa de seguridad contratada para vigilar las naves elegidas por la productora delegada de Carolco Films, como cuartel general en Huesca, han sido detenidos por la policía y acusados de haber robado en las instalaciones bajo su protección, efectos por valor de cinco millones de pesetas. El material fue recuperado en Zaragoza.

Para los próximos días estaba previsto que comenzara la selección de los extras y del personal que podría trabajar detrás de las cámaras durante los casi tres meses que estaba programada la filmación. Mientras, Paul Verhoeven había anunciado su próxima visita a Huesca para localizar unos exteriores complementarios en una zona próxima al Pirineo.

La drástica decisión adoptada a primeras horas de la tarde del viernes cogió por sorpresa a todas las instituciones implicadas. El rodaje suponía en Aragón una apuesta fuerte en la vertiente industrial de la película y como foco de promoción turística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1994