Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González promete limpiar la corrupción del PSOE como homenaje a los "miles de socialistas honrados"

El secretario general del PSOE, Felipe González, se comprometió ayer ante su partido a acabar con los casos de corrupción "que hay y que puedan salir", entre otras cosas, por el homenaje que debe "a decenas de miles desocialistas honrados y que han luchado por la libertad". En un acto electoral celebrado en Madrid, el líder socialista aventuró que la derecha no va a querer un debate limpio sobre las elecciones europeas del próximo 12 de junio, sino que tapará con las denuncias decorrupción el contenido de dichos comicios. El líder de los socialistas aseguró que, pese al clima de acoso "incluso personal", mantendrá la serenidad y el pulso, sin contribuir a acrecentar el clima de crispación reinante en la sociedad española.

La precampaña electoral para los comicios europeos del 12 de junio la emprendió ayer González rodeado de unos 1.500 cargos públicos del PSOE, que vieron sobre el escenario del Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid a los 34 miembros de la candidatura europea encabezada por Fernando Morán. Para compensar el hecho de que la sala no estuviera abarrotada, los asistentes aplaudieron con intensidad y dieron la bienvenida a González coreando su nombre.El líder socialista dejó entrever las líneas de su participación en la campaña, en la que mezclará la situación derivada de los casos de corrupción y lo que se juega España en la construcción europea.

Como ya hiciera la pasada semana en Sevilla, en un acto de apoyo al candidato de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, insistió, a pesar de haber recibido críticas de la oposición por ello, en que los socialistas no estaban preparados para que en su seno hubiera corruptos. "No estamos preparados para aguantar a sinvergüenzas en nuestras filas", dijo González, que inmediatamente pidió a los militantes que "se movilicen rápidamente, de aquí al 12 de junio".

Las llamadas al esfuerzo personal para combatir el desafecto social que vive el PSOE fueron constantes por parte de González, quien exhibió, para contrarrestar este clima, los limpios historiales de la inmensa, mayoría de los socialistas. No olvidó citar a la cabeza de éstos a Fernando Morán: "Un hombre íntegro, un gran servidor del Estado, que siempre ha vivido de su esfuerzo personal". González también aludió a Francisca Sauquillo, número dos de la lista al Parlamento Europeo, que en tono brioso hizo una llamada al compromiso socialista en esta campaña.

No fue especialmente duro González con el PP, aunque sí le atribuyó intenciones poco claras para esta campaña. Mostró su seguridad de que los populares no tienen interés en debatir sobre las propuestas europeas, porque, si así fuera, "el éxito para los socialistas estaría asegurado", previó. En ese punto recordó "el pasado aislacionista de la derecha", poco proclive históricamente a integrar a España en Europa.

El líder socialista reconoció el clima de crispación que vive el país por los casos de corrupción, aunque aseguró que el esfuerzo de su partido debía ir en sentido contrario. "El acoso, incluso personal, no debe contagiarnos, no podemos contestar a la crispación con la crispación, sino que vamos a insistir en la defensa de los valores democráticos y de tolerancia". Aun así, reconoció una vez más "el agobio y el bochorno" que siente ante quienes han hecho "un uso intolerable" de su confianza.

En las primeras filas se encontraban casi todos los miembros del Gobierno, así como los miembros de la ejecutiva del PSOE, con la excepción del vicesecretario general, Alfonso Guerra. Los presentes escucharon de González un mensaje optimista respecto a la salida de la crisis económica, que vinculó a la recuperación de los valores de la izquierda, algo en lo que se había extendido previamente Morán.

Tanto a él como a Sauquillo, la lluvia que caía sobre Madrid les dio mucho fuego dialéctico. "Esta lluvia va a despejar mucho los nubarrones", dijo Morán, que inmediatamente confesó que en estos momentos difíciles se veía moralmente comprometido a hacer su aportación al proyecto de los socialistas. "La situación que vive la izquierda y la situación nacional hacen que yo esté aquí, y que los que podamos aportar algo, lo hagamos ahora", dijo Morán, acogido con una cerrada ovación.

Balance del debate

Por otra parte, el ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, señaló, a modo de balance del debate parlamentario sobre el caso Roldán celebrado el miércoles, que ha quedado clara la voluntad del Ejecutivo y de su presidente de afrontar la lucha contra la corrupción y a favor de la recuperación económica, así como la estabilidad parlamentaria del Gobierno por el apoyo nacionalista.

El ministro manifestó que, a pesar de las malas relaciones existentes entre el Gobierno y el PP, los "puentes no están del todo rotos" entre socialistas y populares. Reconoció que los hilos se mantenían a escala parlamentaria. También informó que el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, está dispuesto a comparecer en el Parlamento, a instancias del PP, para responder sobre el caso Roldán e incluso en la comisión Banesto si así lo decide la mayoría de los grupos.

Respecto a IU, Pérez Rubalcaba agradeció el tono mantenido por su líder, Julio Anguita, en el debate del caso Roldán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1994

Más información

  • "El acoso no debe contagiarnos, no podemos contestar con crispación", afirma el jefe del Ejecutivo