Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP trasladará la fuente de Príncipe Pio para instalar en su lugar la Puerta de San Vicente

La Puerta de San Vicente resucita 104 años después de su muerte. El Partido Popular ha encargado reconstruir el monumento proyectado en 1775 por el arquitecto más conocido de Madrid, Francisco Sabatini, y que fue desmontado en 1890. El concejal de Obras, Enrique Villoria, ya ha decidido el lugar donde se instalará la cuarta puerta de Madrid: "Será en la isleta de la glorieta de San Vicente". En ese punto se levanta actualmente una fuente monumental que será trasladada al paseo de Camoens para dejar sitio a la nueva Puerta de San Vicente.

"Creemos que el lugar ideal para colocar la fuente es la glorieta del paseo de Canioens [junto al aparcamiento del teleférico], por ser un acceso a Madrid desde el oeste", asegura Villoría. Sin embargo, el concejal de Obras no quiere cerrar otras puertas: "Al ser el as de copas un homenaje a Juan de Villanueva, estamos viendo si tios próximos al Museo del Prado o al Observatorio Astro nómico, que son obras de Villa nueva. Pero colocar la fuente en esta zona es algo muy complicado, mientras que en Camoens es perfecto porque no hay nada". En cualquiera de los casos, la fuente del as de copas dejará la glorieta de San Vicente, donde lleva clavada más de 40 años. Como la torre de Pisa, el as de copas también pierde la vertical. "Está inclinada y no es por las obras del túnel" explica Villoria en referencia al paso subterráneo de la cuesta de San Vicente. "Lo descubrimos hace tiempo. Ahora, con el traslado tendremos que restaurarla, porque está muy deteriorada". La fuente de Víctor d'Ors, se gún un estudio municipal, re quiere una inversión mínima de 75 millones de pesetas, para que puedan sanar sus heridas. Pío García Escudero, presidente regional del PP y arquitecto especialista en restauración de monumentos (dirigió los trabajos de la Puerta de Al calá y ha iniciado los estudios para devolver su esplendor a la catedral de Burgos), confirma la inclinación de la fuente: "Se debe.a las vibraciones que se producen en el subsuelo. Con el tiempo llegaría a caerse", comenta.

Fue precisamente García Escudero quien habló por primera vez con Villoria sobre la resurrección de la Puerta de San Vicente.

A la vuelta de unas vacaciones de verano, García Escudero, entonces consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda, acudió al despacho de Enrique Villoría para despachar rutinariamente.'Y coincidió que uno a otro se propusieron la misma iniciativa: reconstruir una de las desaparecidas puertas de Madrid, la de San Vicente. Esa ilusión de dos hombres del gobierno municipal del PP cuenta ahora con un presupuesto 150 millones para hacerse realidad.

Parapetos defensivos

La Puerta de San Vicente no existe como hito urbano y sólo un madrileño centenario recordaría su existencia. Cuando se desmontó en 1890, sus piezas se utilizaron como bases de alumbrado y después como parapetos defensivos en la guerra civil. ¿Por qué desembolsar ahora 150 millones de pesetas en la reconstrucción de un elemento del paisaje urbano desaparecido? García Escudero explica que con la recuperación del monumento se cumple una promesa formulada por el Ayuntamiento de Madrid hace 100 años.

Entonces hubo un compromiso municipal de volver a montar la piezadel arquitecto Francisco Sabatini. Incluso la reina María Cristina se interesó por esta recuperación, según García Escudero, cuando su hijo el infante Alfonso se lastimó mientras jugaba al lado de los restos almacenados en la Casa de Campo de Madrid.

A estas razones que justifican la resurrección de la puerta se une otra: "De las cinco puertas de Madrid sólo quedan dos, la de Alcalá y la de Toledo". La otra, la de Hierro, no tenía la función de entrada a la ciudad, sino que tan sólo servía para acceder a los dominios reales.

Pío García Escudero se encargó de encontrar los datos precisos para que la copia de la Puerta de San Vicente fuera lo más fiel posible al original.

El arquitecto del PP solicitó al Archivo de París los planos de Sabatini y él mismo los levantó de nuevo, traduciendo el sistema de medidas, de pies cuadrados a metros cuadrados.

El concejal de Obras, Enrique Villoria, asegura que están ya resueltos "los dos problemas fundamentales: la recuperación de planos originales y la -financíación". En cuanto al primero, fueron apareciendo fotos y planos. Ahora los maestros canteros del Ayuntamiento están haciendo el despiece teórico, piedra a piedra, de la puerta.

Cajamadrid da 100 millones

Mientras, el patronato de la Fundación Cajamadrid, desde un nuevo programa de restauración de monumentos, ha aprobado la aportación de 100 millones pesetas para la reconstrucción de la Puerta de San Vicente.. El resto de los detalles depende de un convenio entre la entidad bancaria y el Ayuntamiento, aún sin firmar.

En las dependencias municipales de la Casa de Campo aparecieron bajo escombros algunas piezas de granito, un 10% del total de la puerta, aunque no son los mayores sillares, sino remates de pequeño tamaño. El monumento estaba construido en granito y piedra de Colmenar; el nuevo que proyecta el área municipal de obras se levantará con idéntico material. "Hemos empezado a, construir una maqueta de madera de la Puerta de San Vicente y nuestros canteros están preparando los materiales" anuncia Villoria. "La construcción de la nueva puerta deberá hacerse en la misma glorieta", añade García Escudero.

Fotografía movida

Cuando los concejales se retraten junto a la nueva puerta de San Vicente, el monumento se habrá movido unos metros respecto al lugar que ocupó durante 115 años. En 1890, la puerta arrancaba en el comienzo de la cuesta de San Vicente y tenía, a ambos lados, un muro que daba continuidad al monumento y unía los jardines del Campo del Moro con la estación del Norte. Cuando el Ayuntamiento haga realidad su proyecto actual, el monumento no tendrá muro de continuidad. Tampoco la puerta servirá de entrada a Madrid por el oeste ni arrancará en la cuesta de San Vicente, sino en una isleta ajardinada de la glorieta. La obra tan sólo servirá para adornar un paisaje donde predominan los autobuses de la Blasa -que unen Móstoles y Alcorcón con Madrid- y los túneles de metro y de asfalto.Sólo un 10% de los materiales de la nueva puerta serán originales. La mayoría de los sillares, aunque del mismo tipo -granito y piedra de caliza de Colmenar de Oreja-, serán nuevos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 1994

Más información