Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicia de Larrocha, premio Príncipe de Asturias como "mejor pianista del mundo"

Solti y Rostropovich apoyaron la candidatura de la intérprete española

Alicia de Larrocha, de 70 años, considerada por el jurado la mejor pianista del mundo" y "maestra de músicos" obtuvo ayer el premio Príncipe de Asturias de las Artes. Larrocha dio su primer concierto a los seis años y está a punto de cumplir 71. Ha dedicado la mayor parte de su vida a una vocación que le ha granjeado el reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras. Su candidatura recibió el apoyo de grandes de la música como Georg Solti y Mstislav Rostropovich. Modesta y reservada por naturaleza, esta artista recibe una distinción que premia 50 años de intensa dedicación a la música.

MÁS INFORMACIÓN

La decisión del jurado destacó en Alicia de Larrocha que "después de más de 50 años de brillante ejecutoria", mantenga "viva la tradición de los grandes instrumentistas españoles como Casals, Segovia y Zabaleta", entre otros, "hasta ser considerada la mejor pianista del mundo".Alicia de Larrocha Lacalle nació en Barcelona en mayo de 1923. Considerada como "una niña prodigio", fue descubierta por Frank Marshall, discípulo de Enrique Granados. A los seis años, actuó por vez primera en público y, a los 17, en 1940, comenzó su carrera como concertista de piano. Siete años después, inició sus primeras giras por Europa y por Estados Unidos.

En plena forma

Considerada como una de las grandes pianistas de la historia, realiza habitualmente en torno a un centenar de conciertos anuales por todo el mundo. Ayer mismo se encontraba en Dresde (Alemania); la próxima semana tiene previsto actuar en Madrid en un ciclo sobre Mozart y el día 17 actuará en Oviedo en el contexto del 190 Festival Internacional de Música y Danza de Asturias. A pesar de sus triunfos y reconocimiento dentro y fuera de nuestras fronteras, Alicia de Larrocha es la antidiva por excelencia, y rehuye las entrevistas y toda ocasión de destacar fuera de su actuación en el escenario.Delfín Colomé, director general de relaciones culturales y científicas del Ministerio de Asuntos Exteriores y músico, autor de la propuesta de la candidatura de Larrocha y miembro del jurado que ayer concedió el premio, resumía el momento vital y artístico de Larrocha ayer mismo con estas palabras: "Está en plena forma". Su candidatura recibió cartas de apoyo de grandes personalidades de la música, como sir Georg Solti, Mstislav Rostropovich, Paloma O'Shea, el director de la Sinfónica de Boston y otros.

La pianista, dirigió durante muchos años la academia Marshall de Barcelona, creada por Granados, tiene en su haber grabaciones de la obra de Isaac Albéniz, Granados, Manuel de Falla, el padre Soler y otros muchos compositores españoles y extranjeros.

Entre las distinciones a las que ha sido acreedora hasta el momento figuran el título de mejor artista del mundo (1977), la medalla de oro del Spanish Institute de Nueva York, la medalla de oro al mérito de las Bellas Artes y Premio Nacional de Música (ambas distinciones, en 1985), así como el premio Grammy (1989) a la mejor solista instrumental de música clásica por su interpretación de Los Cuadernos de Iberia, de Albéniz. Desde 1988 es miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Delfin Colomé juzgó ayer a Alicia de Larrocha como "una gran embajadora musical, que ha llevado la música española por todo el mundo durante muchísimos años, prácticamente desde que era una niña". Además de "una gran intérprete", Larrocha, según Colomé, 1leva en sí misma la musicalidad y la poética musical. Es la heredera de una tradición que nace en España con Granados y que luego perdura en la academia Marshall, de Barcelona, y que supone una forma especial de interpretación pianística, según la cual no basta ser un buen intérprete de partituras sino expresar el sentir musical".

El Príncipe de Asturias está dotado con cinco millones de pesetas y una escultura de Joan Miró. En esta edición concurrieron al galardón 36 candidaturas procedentes de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Portugal, Venezuela y España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 1994