El aeropuerto desaloja con orden judicial al ex concesionario de las cafeterías

Tomar café ayer en Barajas fue una misión casi imposible. Los 14 bares y restaurantes amanecieron cerrados por orden judicial. "Línea de policía, no pasar" advertía el precinto. El aeropuerto zanjaba así, mediante desahucio, la resistencia de la empresa Antonio Morales, SA (investigada en el caso Juan Guerra), a abandonar su concesión, ya caducada. Sólo hubo un figón abierto, una hamburguesería.

"Debido al cambio de concesionario, este punto de venta permanecerá cerrado durante todo el día. Rogamos disculpen las molestias". Éste era el desayuno que se encontraban ayer los viajeros que pretendían tomar un café antes de iniciar el vuelo. Un precinto policial y la presencia de vigilantes remataban la escena.El cerrojazo había llegado sobre las dos de la madrugada. Clientes y empleados tuvieron que salir de los establecimientos que aún permanecían abiertos. En la cafetería de internacional quedaron botellines y tazas sobre las mesas.

Recuento con notarios

"Ha sido un desolojo legal", señaló el portavoz del aeropuerto, Antonio Torrejón. Explicó así las razones para el desahucio: "La concesión estaba caducada. A la empresa se le dieron varias prórrogas para que cesara su actividad. Como no lo ha hecho, hemos actuado con todas las de la ley". El portavoz añadió que hubo orden judicial para el desalojo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras el cierre llegaron las actas. Dos notarios, uno por parte del aeropuerto y otro por Antonio Morales, SA, y representantes de ambas entidades comenzaron a hacer el inventario de existencias en los establecimientos. El comité de empresa de la nueva concesionaria de los bares del aeropuerto (Restauración Aeropuertos Españoles, compañía mixta formada por Recig y el organismo público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, AENA) informó anoche a Efe de que hoy se abrirán ya los 14 establecimientos bares, los dos primeros a las 7.30 de la mañana y el resto a lo largo de la mañana.

Ayer los trabajadores del servicio celebraron una asamblea. Piden a la nueva concesionaria que garantice que cobrarán el mes de abril, informa Europa Press. Los 402 empleos no peligran. El sindicato CCOO amenaza con movilizaciones.

Fuentes próximas al aeropuerto señalaron que la actitud de Antonio Morales, SA, se debe a que reclama al aeropuerto el pago de algunas inversiones realizadas. Este extremo no pudo ser confirmado: un portavoz de la empresa ex adjudictaria declinó ayer hacer comentarios hasta hablar con su abogado.

La explotación de los bares de Barajas es concesión de AENA. Cuatro empresas, incluida una en la que figuraban accionistas de Antonio Morales (concesionaria también en el aeropuerto de Sevilla e investigada por la justicia por su vinculación con un presunto tráfico de influencias de Juan Guerra) se presentaron al último concurso, fallado el 21 de enero.

Humor, cola y café

Unos se lo tomaron con indiferencia, otros con en fado. Ayer, los viajeros del aeropuerto de Barajas tu vieron que esperar una me dia hora para repostar en el único bar abierto, la hamburguesería Welcome, ajena al problema. "Es una molestia" comentaba el norteamericano Rodney. Él aguardó el turno, otros ni lo intentaron. "A ver si me dan el cafelito en el avión" confiaba Francisco Parra. Montserrat Barriga se que jaba: "Mi vuelo se ha retrasado dos horas y media y en las máquinas no hay agua". Andrés Vázquez hacía cola, y cábalas. "Este servicio suele ser malo y caro, pero las cosas malas siempre son susceptibles de empeorar".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS