Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP mantiene la mayoría en el Gobierno balear gracias a un tránsfuga del PSOE

El Partido Popular de Baleares garantizó ayer de nuevo su mayoría parlamentaria regional gracias al apoyo firme de un diputado tránsfuga del PSOE, Jaime Peralta, ahora integrado en el Grupo Mixto. Peralta ya facilitó hace más de dos años a los conservadores la presidencia del Consell de Menorca, tras abandonar el grupo socialista. Desde entonces su voto personal es decisivo -desde cuestiones urbanísticas hasta la aprobación de los presupuestos o posibles mociones de censura-Ayer, la presidencia del Parlamento, apoyándose en un informe jurídico, atendió la petición formal y conjunta de los diputados del PP y del propio Peralta. Por ello no se modificó la composición de las comisiones, en las que el PP debería quedar en minoría, según la oposición. El líder del PSOE, Francesc Triay, afirmó que "se ha dado un auténtico golpe de estado", mientras que el dirigente de Nacionalistes de Mallorca-PSM, Pere Sampol, señaló que "Cañellas es indigno de presidir la Comunidad".

Parlamento paralizado

El presidente de la cámara, Tòfol Soler, fue invitado a dimitir por los diputados de la oposición por la mañana. Por la tarde, el conjunto de las fuerzas de izquierda reclamó la renuncia del propio presidente balear, Gabriel Cañellas. Fue un acto testimonial, en el debate de una interpelación sobre responsabilidades políticas derivadas a raíz de una sentencia que condenó por prevaricación a un exconsejero del Gobierno balear. Cañellas fue interpelado, pero no contestó y evitó el contacto con los periodistas.

El Parlamento balear, en la práctica, ha quedado paralizado desde que, semanas atrás, el PP perdió la mayoría absoluta al romper Unió Mallorquina (UM) el pacto de gobierno y electoral efectivo mantenido de manera continuada desde 1983. El conjunto de la oposición balear -el centro derecha regionalista de UM, los nacionalistas del PSM de Mallorca y Menorca y el PSOE- suma tantos votos como los de la minoría mayoritaria del PP (29 diputados sobre 59). La oposición ha anunciado que paralizará el funcionamiento de las comisiones, en protesta por el reparto de votos en las mismas.

Si un solo voto, el del tránsfuga Jaime Peralta, de Menorca, tiene la llave de todas las mayorías posibles, Unió Mallorquina (UM), con tres votos, reconoce que puede derribar a su antiguo y clásico aliado, el presidente del Consell de Mallorca, Joan Verger, del Partido Popular.

El reparto de fuerzas en la Comunidad Balear sólo es estable en Ibiza y Formentera, donde los conservadores de Cañellas tienen la mayoría en el Consell Insular.

Una de las principales acusaciones que el Partido Popular ha hecho en los últimos meses a los socialistas es la "indignidad" de forzar el cambio de un Ejecutivo regional apoyándose en el voto de tránsfugas. Los populares perdieron el Gobierno de Aragón, que compartían con los regionalistas del Partido Aragonés, gracias al apoyo del tránsfuga Emilio Gomáriz a los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 1994

Más información

  • La izquierda pidió la dimisión de Cañellas