Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Azkoiti promueve ante la cúpula de ETA el diálogo con el Gobierno para acabar con la violencia

Las declaraciones oficiales de los nuevos responsables de Interior sobre el cierre de todas las vías de diálogo con ETA responden sólo en parte a la realidad. La conexión Gobierno-ETA es hoy rocambolesca: el etarra José Luis Arrieta Zubimendi, Azkoiti, oficialmente huido de la justicia francesa desde enero, está en contacto directo con la cúpula etarra, intentando abrir vías de negociación que desemboquen en el fin de la lucha armada. A la vez mantiene relación con los mentores policiales franceses de esta operación. El Ministerio del Interior español está al tanto, según afirman fuentes antiterroristas de ambos países. El intermediario español es el comisario Manuel Ballesteros, responsable del gabinete de información del ministro.

En julio de 1992, Azkoiti, entonces preso en Pau (Francia), recibió la visita del comisario francés Joel Cathala, portador de una misiva de su Gobierno. Una semana después, acudió al mismo centro el ex dirigente de Herri Batasuna (HB) Iñaki Esnaola con un mensaje del entonces secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera. En ambos casos, el planteamiento fue similar: el dirigente podría abandonar la prisión en breve y, a cambio, forzaría el inicio de conversaciones Gobierno-ETA con el consiguiente alto el fuego.La extradición a España de Azkoiti, formalmente trasladado a París para estar a disposición de la juez Laurence Levert mientras instruye un sumario que le afecta, está concedida por el asesinato del vicealmirante Cristóbal Colón de Carvajal y de su conductor, Manuel Trillo Muñoz. Se le considera responsable también, como jefe del comando itinerante de ETA, entre enero de 1985 y noviembre de 1986, del asesinato de Clement Perret y de un atentado contra un microbús de la Guardia Civil.

Desde entonces -primero en el País Vasco francés y luego en París-, Azkoiti ha transmitido numerosos mensajes en uno y otro sentido, hacia la dirección de ETA y hacia el Gobierno español, a través de los intermediarios que le visitaron en prisión. Entretanto, el dirigente de la organización terrorista tenía que presentarse periódicamente en París a la juez Laurence Levert.

La huida de enero

La novedad se produjo a comienzos de enero de este año. Azkoiti desapareció del mapa. Oficialmente, huyó. Según fuentes de Herri Batasuna, José Luis Arrieta fue obligado por la dirección de la banda a incorporarse a la misma para poner fin a todos los equívocos y recelos que levantó su actividad, toda vez que, para ellos, el único interlocutor válido de ETA sigue siendo Eugenio Etxebeste, Antxon, deportado en la República Dominicana.

Según fuentes policiales francesas, Azkoiti se encuentra desde el mes de enero en permanente contacto con la cúpula de ETA, pero los ministerios del Interior de Francia y España están "perfectamente informados" de sus gestiones en favor de la vía del diálogo. Fuentes de la lucha antiterrorista, incluso, ven con buenos ojos su teórica integración en la dirección de ETA para reforzar su credibilidad en la banda.

Lo cierto es que ni las autoridades francesas ni las españolas han expresado la más mínima preocupación por la desaparición de Azkoiti. Por el contrario, fuentes españolas de la lucha antiterrorista se han mostrado "muy esperanzadas" por la labor del dirigente de ETA y aseguran que, "hoy por hoy, es la mejor opción para alcanzar una posible tregua". Dichas fuentes de la lucha antiterrorista precisan que incluso Eugenio Etxebeste, Antxon, que en principio se mostró muy cauto con respecto a la vía Azcoiti , está prestando últimamente atención" a lo que está haciendo su compañero en Francia. Al respecto, cabe señalar que sobre Antxon pende la amenaza de una próxima expulsión a Madrid a petición de España, con lo que quedaría definitivamente rota la ventanilla de Santo Domingo.

Hace sólo unas semanas el Ministerio del Interior español trasladó al comisario Joel Cathala que existía luz verde para seguir trabajando en la vía Azkoiti, a través del comisario Manuel Ballesteros, recién condenado por la Audiencia de San Sebastián por prevaricación. Desde dentro de la dirección de la organización terrorista, Azkoiti pretende insistir en el mismo mensaje que ofrecía desde el piso parisino que compartía el año pasado con Eloy Uriarte, señor Robles, otro histórico de ETA: ha llegado el momento de dialogar.

Elecciones europeas

Por esta vía apuestan otros destacados miembros de la llamada ETA Zaharra (ETA vieja), como Julen Madariaga, Sabino Euba Cenarruzabeitia, Juan José Etxabe Orobengoa o el propio Eloy Uriarte. Según algunas fuentes, incluso el propio Francisco Múgica Garmendia, Pakito, número uno de ETA hasta su detención en Bidart (País Vasco francés) en marzo de 1992, se muestra predispuesto a esa tesis.

La inminencia de los comicios europeos, en junio próximo, alimenta el interés de ETA de hallar un pretexto para callar las armas, al menos durante la campana, con el fin de favorecer la imagen de su brazo político, HB.Expertos de la lucha antiterrorista de ambos países se han mostrado estas semanas un tanto desconcertados con la actual situación, coincidente con el rechazo público a toda vía de contacto con ETA. Por el contrario, algunos de los que históricamente han sido partidarios de las vías de diálogo con los terroristas se sienten ahora reconfortados.

Entretanto, el promotor policial francés de la operación, Joel Cathala, toma hoy posesión como nuevo coordinador antiterrorista en el País Vasco francés. Este veterano luchador antiETA no ha dejado de abonar la política de palo y zanahoria impulsada bajo los auspicios de su amigo Rafael Vera. Cathala no ha cesado de enviar el mensaje a ETA de que, si la banda no se pliega a asumir una tregua, dará una vuelta de tuerca a la política represiva desde su nuevo puesto como responsable antiterrorista.

Su aterrizaje en el puesto es observado desde distintos ángulos. Algunos estiman que sabrá conjugar perfectamente ambas vías, mientras otros temen que esa táctica lo invalide en los dos terrenos, en la negociación y en la represión.

La vía Benegas

La denominada vía Azkoiti no es el único camino que el Gobierno español mantiene abierto con el entorno de ETA. Un segundo cauce, limitado por ahora al ámbito partidista, es el que ha protagonizado hasta el momento José María Benegas, ex número tres del PSOE y actual secretario de Relaciones Políticas del PSOE. Benegas ya participó en algunos contactos y sondeos ante HB durante 1993, pero las reuniones no se formalizaron hasta comienzos de 1994, precisamente coincidiendo con la huida de José Luis Arrieta Zubimendi, Azkoiti.Los contactos de Benegas en HB son José Luis Elkoro, Rafael Díaz Usabiaga y Karmelo Landa. Los tres, a su vez, son los interlocutores habituales y oficiales de Antxon Etxebeste en Santo Domingo. Con ellos Benegas ha tenido tres reuniones o contactos este año. El primero, el 8 de enero en Navarra. El dirigente socialista estuvo acompañado por Rafael Vera, entonces secretario de Estado para la Seguridad.Tres semanas más tarde hubo otra reunión, esta vez sin Vera ni Landa. El tercer contacto ha sido telefónico. En medios oficiales se asegura que esta vía está cerrada en estos momentos, aunque el deseo de los socialistas es mantener contactos con HB cuando las circunstancias lo aconsejen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de marzo de 1994

Más información

  • El comisario Manuel Ballesteros traslada y recibe ofertas a través de la policía francesa
  • La vía Benegas