Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

57 ministros europeos abordan en Madrid las prioridades actuales de la enseñanza

El Rey pide al Consejo de Europa que la crisis no frene el progreso educativo

Varias de las personalidades que intervinieron en la inauguración, ayer en Madrid, de la 18ª sesión de la Conferencia Permanente de Ministros Europeos de Educación, presidida por los reyes de España yque reúne a 57 titulares de esa cartera, coincidieron en el diagnóstico de dos de las principales amenazas sobre el futuro de Europa: el desempleo y el resurgir de la intolerancia. A partir de ahí, coincidencia también en la terapéutica desde la escuela:educación en los valores democráticos y una formación que facilite la inserción en la vida activa. Ello exige, como señaló el rey juan Carlos, que la crisis económica no sirva de pretexto para frenar los logros educativos.

Catherine Lalumière, secretaria general del Consejo de Europa, insistió en la idea apuntada por el Rey de que no sólo hay que mantener, ampliar en los próximos años los logros alcanzados "pese a la crisis económica".Lalumiére ve en la agravación del desempleo y el aumento de las bolsas de marginalidad social dos de los rasgos más sobresalientes del deterioro de la situación en Europa desde la anterior reunión de la Conferencia Permanente (Viena, 1991). Y advierte: "En esta fase de difícil reconstrucción, todos los países, y sobre todo los de Europa central y oriental, si sacrificaran el sector de la Educación o lo penalizaran, correrían el riesgo de privar a sus futuros trabajadores de las necesarias capacidades de adaptación al mercado de trabajo". "Esto sería probablemente un error", siguió diciendo la secretaria general, "cuyas consecuencias trascenderían el ámbito de la economía. Pienso principalmente en la preocupante escalada de la xenofobia y la intolerancia".

Xenofobia, intolerancia, racismo, proclividad a actitudes totalitarias... Palabras fuertes que sin duda no tienen intenciones alarmistas, pero cuya repetición en el propio documento de trabajo de la Conferencia Permanente, que hoy sigue en el palacio de Exposiciones y Congresos bajo el lema Construir la nueva Europa: valores democráticos, educación y movilidad, ensombrecen el horizonte de la nueva Europa. "Los valores democráticos", viene a resumir el documento, "no pueden prosperar cuando se multiplican los parados, los pobres y los sin hogar".

En tal contexto, y a condición de que se supere la tentación de pedir a la escuela "la solución para todos los males", como advirtió también Lalumiére, es evidente que los sistemas educativos pueden contribuir a mejorar ese oscuro panorama. El ministro español, Gustavo Suárez Pertierra, concretó esa contribución en la necesidad de prestar la máxima atención a la formación profesional y, en el plano de la incentivación de los valores democráticos, en la superación del concepto de "tolerancia" por el de "integración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1994