Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura cree que la grave sequía que afecta a las Tablas de Daimiel no tiene solución a corto plazo

La situación del parque nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) es gravísima, dijo ayer el secretario general de Estructuras Agrarias, José Carles, quien añadió que no se puede esperar una solución a corto plazo a pesar de las medidas correctoras tomadas para que se rellene el acuífero subterráneo que le surtía. Carles afirmó que el Gobierno no tiene responsabilidad en el agotamiento del acuífero y que el trasvase de agua procedente del Tajo constituye la medida de emergencia adecuada.En su comparecencia sobre la situación y el futuro de los parques nacionales, en la comisión de Agricultura del Senado, este alto cargo, del que depende el Icona, afirmó también que no se ha perdido biodiversidad en Doñana (Huelva) ni existe una contaminación apreciable del agua de sus marismas, aunque reconoció problemas en el proceso de regeneración hídrica de este parque emblemático y por la presión que ejerce su entorno.

El Pardo y Patrimonio

Sobre el monte del Pardo (Madrid), Carles recordó que su gestión corresponde por ley al Patronato del Patrimonio, por lo que no parece adecuado intentar su conversión en parque nacional, sino llegar a un acuerdo para garantizar un grado de protección igual con gestión probablemente compartida con el Icona. El secretario general de Agricultura centró su exposición en el nuevo modelo de gestión de los parques nacionales que prepara. Este modelo intentará integrar las áreas protegidas en el entorno a través de planes de ordenación, el primero de los cuales será el del futuro parque de los Picos de Europa.Con fondos procedentes de la UE (hasta 90.000 millones de pesetas en cuatro años) Carles espera conseguir un modelo de desarrollo sostenible, potenciando la agricultura blanda (no perjudicial para las áreas protegidas) y así llegar a una conjunción de los intereses conservacionistas y los de los habitantes de la zona, especialmente los agricultores.

Carles recordó el compromiso de su ministerio para esta legislatura: la creación de los parques nacionales de Picos de Europa, Monfragüe, Roque Nublo y Cabañeros y la negociación para crear otro en los Monegros. Aseguró que no se piensa en desgajar la gestión de los parques nacionales del Icona, aunque sí estudiar mejores formas administrativas para llevarla a cabo.

En la actualidad existen nueve parques nacionales, cuya gestión corresponde a la Administración central, con un total de 122.000 hectáreas de extensión. Según Carles, el hecho de que sean pequeños, comparados con el modelo de EEUU, y rodeados por áreas bastante pobladas hacen que sea necesaria su ordenación y la de su entorno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de marzo de 1994