Experiencia de medicina naturista en un ambulatorio de Zaragoza

Haritz es un espigado muchacho de 15 años que sufre asma y alergias, lo que le provoca fuertes catarros. La medicina convencional no ha conseguido resolver del todo su problema. Su madre se llevó una gran alegría cuando se enteró de que en el centro de salud del barrio zaragozano de Oliver se había abierto una consulta de medicina naturista.Madre e hijo acudieron a la consulta del doctor Rafael Rodríguez, instalada en el primer piso del ambulatorio de la Seguridad Social del citado barrio. El joven ya ha comenzado el tratamiento a base de infusiones, jarabes, plantas medicinales y modificaciones de la dieta y los hábitos, para prevenir las alergias de la próxima primavera. La madre destaca el tiempo, casi una hora, que les ha dedicado. el médico, frente a las prisas de la consulta convencional.

Antes que Haritz, ha visitado al médico una mujer de 67 años, aquejada de obesidad y con cálculos en el riñón. La terapia que le han recomendado es la de cuidar la dieta, hacer ejercicio y modificar algunas costumbres, como la de sentarse a comer delante de la televisión o picotear a deshora.

Son dos de los casi 40 pacientes que ya han pasado por la consulta de medicina naturista, la mayoría jóvenes, desde que se abrió hace unos días. Los problemas más frecuentes son de enfermos crónicos, de piel, acné, hongos, depresiones y ansiedad, obesidad, colesterol e hipertensión.

La iniciativa surgió con una doble finalidad: posibilitar las prácticas a los 75 alumnos del curso de posgrado de Medicina Naturista, que imparte el doctor Pablo Saz en la Universidad de Zaragoza, e implantar esta medicina en un ambulatorio de la Seguridad Social "para que los pacientes puedan tener acceso y beneficiarse de ella", indica. Saz lleva 15 años estudiando temas de medicina naturista, sobre los que ha publicado 12 libros.

Una hora en consulta

La consulta se pasa, de momento, dos días a la semana, y, pese a la poca publicidad inicial, ha tenido gran aceptación. Ya hay pacientes con cita para dentro de dos meses. Este tipo de medicina requiere tiempo, una hora como mínimo en la primera consulta, y 30 minutos en las siguientes, asegura Rodríguez.

La medicina naturista se basa en medidas higiénicas, una adecuada dieta, el ejercicio, la vida al aire libre, y abandonar tóxicos como el tabaco y el alcohol. Se trata de una educación sanitaria, de una forma de entender la salud. "Hay que inculcar a la gente que el enfermo es el responsable de su salud", señala Rodríguez. El especialista apunta que en otros países como Alemania, Suiza o Francia este tipo de medicina está subvencionada por el Estado; a largo plazo resulta más barata y "con que sólo se ahorrase un 10% en medicamentos" supondría un gran alivio para las maltrechas arcas de la Seguridad Social", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de marzo de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50