'Auto de terminación' disecciona los mitos nacionalistas vascos

"No nos comprenden". Contra esa queja, habitual en labios nacionalistas, tres intelectuales vascos, Juan Aranzadi, Jon Juaristi y Patxo Unzueta, han escrito Auto de terminación, editado por EL PAIS/Aguilar, que en opinión del ministro de Justicia, Juan Alberto Belloch, que ayer tarde presentó el libro en Madrid, es una explícita provocación a la polémica. Fernando Savater, que ofició también como padrino de este ensayo político que recoge diversos artículos sobre la realidad vasca, se permitió una crítica irónica. El libro es "excesivamente inteligente" para cuestiones que, en el fondo, son bastante más sencillas y cuya eterna discusión le produce cierta fatiga.Aranzadi, de 45 años, profesor de antropología; Juaristi, de 43, catedrático de Literatura, y Unzueta, de 47, periodista y escritor, han dedicado gran parte de su vida profesional a escribir sobre Euskadi. Milenarismo vasco, editado por Taurus, de Aranzadi; El linaje de Aitor, por Taurus, de Juaristi, o Los nietos de la ira, de Unzueta, editado por EL PMS/Aguilar, han sido obras importantes en el moderno ensayo político vasco.

Unzueta, que habló en nombre de los autores, explicó que la idea de hacer este libro tomó forma tras famosa la polémica del RH negativo suscitada por una conferencia del dirigente nacionalista Xabier Arzalluz.

En opinión de Unzueta, lo significativo de la polémica no era tanto la mención a la sangre como la voluntad de establecer una diferenciación entre dos tipos de ciudadanos: "Nosotros, los buenos vascos, los vascos nacionalistas, y los otros: los de fuera, o más genéricamente, los vascos no nacionalistas. No hace falta que se nombre la raza para que esa diferenciación sea una efectiva fuente de discriminaciones".

Belloch, que fue juez en Bilbao, se mostró fascinado por el capítulo que analiza cómo la muerte puede ser un factor aglutinador. Subrayó cómo "ETA convierte en ideología que la muerte y la destrucción pueden ser las fuentes de la vida de un pueblo vasco que sólo existe en su imaginación".

El catedrático Javier Corcuera, en el prólogo del libro, que lleva el sugerente título de Guernica a Sarajevo pasando por Burgos, afirma que quien quiera entender lo que pasa en el País Vasco tiene de sobra datos para hacerlo. En ese sentido, dijo que el libro quiere ser un "auto de terminación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de marzo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50