Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Philadelphia' es una historia sobre la gente"

Nueva York
Hoy se estrena en toda España, Philadelphia, película realizada por Jonathan Demme y uno de los primeros filmes de Hollywood en el que se mira de frente al problema del sida. Ron Nyswaner, candidato al Oscar por el mejor guión, explica que Philadelphia está dirigida a un público mayoritario y concebida como un drama contra la discriminación. Durante su pase en el Festival de Berlín, donde defraudó, hubo comentarios acerca de una posible disminución drástica del metraje del filme que le privó de sus secuencias más conflictivas.

Uno de los intrusos en la ceremonia de los Oscar de este año es el escritor Ron Nyswaner. Candidato a la estatuilla al mejor guión por Philadelphia, Nyswaner lleva 15 de sus 37 años colaborando con el director Jonathan Demme, y su película más conocida en España era hasta ahora Mrs. Soffel.Pregunta. ¿Cómo se transforma un tema tan complejo como el sida en dos horas?

Respuesta. Jonathan Demme y yo tomamos todo lo que nos interesaba como cineastas y como escritores. Lo ceñimos a la relación de un abogado gay [Tom Hanks] con otro que no lo es [Denzel Washington] e intentamos que lo de alrededor no interfiriera demasiado.

P. ¿Es más importante el aspecto dramático de la película que su valor documental?

R. Por supuesto. Es tan sólo una película sobre el sida que sólo dice ciertas cosas sobre la enfermedad y sobre la homofobia. Siempre fuimos conscientes de que el objetivo, que hemos conseguido, era el de crear un entretenimiento mayoritario que pidiera a la gente pensar en ciertas cosas que probablemente les hacen sentir incómodos: la discriminación y el miedo hacia los homosexuales y la gente que tiene sida. ¿De qué sirve hacer una película que sólo va a ver un público familiarizado con el tema?

P. ¿Qué puede hacer Philadelphia. para que el gran público mire al sida de otra manera?

R. Nuestra película permite a gente que no conoce o que cree no conocer a alguien que es homosexual y/ o que padece el sida, pasar dos horas con Andrew Beckett, y averiguar al final de la película que es una persona, un ser humano. Creo que ese es el mayor logro de la película.

P.¿Por qué la gente espera de Philadelphia grandes verdades?

R. En primer lugar, hay muy pocas representaciones de homosexuales en el cine. En los últimos 20 años puede que haya habido 20 películas, y de ellas 18 son totalmente erróneas, en las que son asesinos psicópatas, personajes malvados... Por eso cualquier película que intenta describir a un homosexual tiene una carga adicional de dificultad para corregir los precedentes. Esta película, trata de gente que llega a entenderse entre sí independientemente de quiénes son.

P. ¿Qué significa para usted ser candidato al Oscar?

R. Después de haber visto algo que yo había escrito en boca de actores como Tom Hanks, Denzel Washington y Jason Robards, yo ya estaba más que satisfecho. La candidatura está bien, pero el punto más álgido de mi carrera ya lo he pasado: terminó el día que acabó el rodaje. El que se llegara a rodar el guión ya fue bastante.

P. ¿Por qué eligieron el nombre específico Philadelphia?

R. Lo que quisimos decir con el título es: quizá piensas que no conoces a nadie que tiene sida, pero creemos que proablemente lo conoces y no lo sabes. Puede ser alguien en el trabajo, alguien que da cIases a tus hijos, tu vecino. El título viene a decir que es una historia que puede ocurrir en cualquier ciudad. Es una historia sobre la vida de la gente, por eso no queríamos que el sida estuviese implícito en el título.

P. ¿Qué aporta Banderas a Philadelphia?

R. Antonio está lleno de vida. Es pura pasión en movimiento. Tiene tanta vida que aporta algo muy intenso en el momento de la pérdida, en el hecho de que va a perder a alguien. También creo que es muy emocionante para gente homosexual ver una versión muy masculina de un homosexual. Es muy excitante ver a Banderas en la pantalla y es frustrante no verle más.

P. La película está flanqueada .por dos dramáticas canciones de Bruce Springsteen y Neil Young.

R. Jonathan pidió a Neil Young que escribiera una canción para abrir la película, pero era una balada muy etérea y espiritual. Vimos que era buena para el final, y pedimos a Springsteen que hiciera algo más rockero para el comienzo. Entonces nos viene Bruce con otra balada muy lenta. En una de las primeras proyecciones de la película, Jonathan me dijo: "Bruce y Neil son más listos que yo y me están diciendo qué tipo de música debe tener esta película".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 1994

Más información

  • RON NYSWANER: GUIONISTA