Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio oficial del dinero baja al 8%

El Bundesbank mantiene invariables sus intereses entre fuertes rumores de subida en EE UU

El Banco de España bajó ayer de nuevo el precio oficial del dinero para hacer frente a la recesión económica más grave de los últimos 30 años. El banco emisor rebajó en medio punto el tipo de descuento, que quedó situado en el 8%, el menor desde 1977. Tres de los grandes bancos -BBV, BCH y Santander- y cinco de los medianos aplicaron descensos de los tipos a los créditos preferenciales. La decisión del Banco de España tiene mucho que ver con el dato negativo de la economía española conocido ayer, peor de lo previsto y que supone un aplazamiento de la recuperación. Según el Instituto Nacional de Estadística, la economía española cayó un 0,3% en el último trimestre, frente al 0% previsto. Ello supone que, para el conjunto de 1993, la economía descendió el 1%, el peor dato desde 1965.

El Banco de España recortó ayer el precio del dinero en medio punto, dejándolo en el 8%, el más bajo desde 1977. Este claro golpe de timón facilitará la recuperación económica, según el análisis político de Gobierno, PSOE y CiU, y el análisis técnico de algunos economistas. La decisión de la autoridad monetaria española frenó la convulsión que los mercados bursátiles y de deuda sufrieron el miércoles. Este recorte, además, fue impulsado en solitario, pues el Bundesbank no tocó sus tipos de interés lombardo y de descuento. En cualquier caso, la estabilidad dictada por el Bundesbank es una buena noticia para los mercados, pues éstos albergaban el temor a un alza que acompañase a una eventual subida de intereses en Estados Unidos y frenara el crecimiento monetario alemán.El recorte de medio punto en el precio oficial del dinero sorprendió a los operadores, pero surtió efecto. Los mercados de deuda y Bolsa, que temían un aumento, respiraron aliviados y recuperaron posiciones. El medio punto de ayer es el tercer descenso que el Banco de España realiza en lo que va de año. Las dos bajadas anteriores, en enero y febrero, se limitaron a un cuarto de punto. Ayer, en condiciones mucho más adversas debido a la intranquilidad de los mercados (la Bolsa de Madrid perdió un 2,26% el miércoles), el banco central optó por rebajar el precio del dinero en medio punto.

"Si lo que se quiere es dar una señal, mejor bajar medio punto que sólo un cuarto: es un mensaje más contundente", según José Miguel Físico, de Analistas Fiancieros Internacionales. "Aunque nadie esperaba la bajada, lo más sorprendente ha sido la magnitud", añade.Caída del PIB

Esta relajación de la política monetaria se conoció poco antes de que el INE (Instituto Nacional de Estadística) hiciera pública la magnitud de la recesión, con una caída de un 1% del PIB en 1993. Desde el PSOE, el secretario de Asuntos Económicos, Francisco Fernández Marugán, expresó su confianza en que la medida facilite la salida de la crisis. A su juicio, un dinero más barato "ayudará a que las inversiones se anticipen y aceleren".

El presidente del Colegio de Economistas de Madrid, Gerardo Ortega, calificó de "muy positiva" la bajada porque facilitará la salida de la actual recesión. El director del servicio de estudios del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, se mostró "enormemente sorprendido" por la magnitud de la bajada.El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, también celebró el descenso y pidió a las entidades, financieras que repercutan, cuanto antes, la bajada oficial en los tipos que aplican a sus clientes.

Las principales entidades financieras del país siguieron al Banco de España, aunque las rebajas que anunciaron sólo afectan, de momento, a los tipos que aplican a sus mejores clientes. El descenso efectuado por cajas de ahorro y bancos se sitúa entre el cuarto de punto y el medio punto porcentual.

Los mercados valoraron la medida y la peseta, a pesar de la decisión del Bundesbank, aguantó sin problemas. "Es un apoyo a los mercados, que ahora se van a tranquilizar", según Henrik Lurnholdt, un analista de FG Inversiones. La Bolsa de Madrid ganó 4,65 puntos y el mercado secundario de deuda registró alzas notables.

La peseta, en contra de lo habitual cuando un país recorta sus tipos de interés, se mantuvo estable e incluso logró apreciarse ligeramente frente al marco (cerró a 81,89) y se mantuvo respecto al dólar (al quedar a 139,90). El Tesoro dejó desierta la subasta de bonos y obligaciones del Estado y eludió así elevar las rentabilidades de estos títulos.

Esta estabilidad monetaria tiene un valor especial por la decisión del Bundesbank de no tocar sus tipos. Además, el miércoles, el banco central alemán había anunciado que se había disparado la masa monetaria nada menos que un 20% frente al 6% de objetivo máximo para todo 1994. Sin embargo, esta subida obedece en parte a motivos técnicos, con lo que resulta algo menos preocupante su eventual traslado a la inflación. Además, también en Alemania la principal preocupación es ahora la recesión económica.

La decisión del banco central alemán deja el tipo de descuento en el 5,25%, fijado hace dos semanas, y el lombardo en el 6,75%, valor establecido el 22 de octubre de 1993. Los repos se subastaron esta semana a un interés del 5,97%.

Y lo más relevante: La estabilidad aleja el temor a que el Bundesbank siga a la Reserva Federal de EE UU, de dónde se espera una posible subida de intereses, como respuesta a la espectacular cifra de crecimiento económico en ese país durante el último trimestre.Aumentos sin sentido

Otmar Issing, jefe de economistas del banco central alemán, aseguró, en una entrevista con el diario Frankfurter Allgemeine, que "un aumento de los tipos de interés no tendría sentido". Issing, además, restó importancia al incremento de la masa monetaria alemana, al afirmar que "no se puede luchar contra el desarrollo especial de este factor con las medidas monetarias tradicionales".

Por otra parte, el Gobierno alemán defendió ayer ante la Cámara Baja del Parlamento (Bundestag) su previsión económica para 1994, en la que se contempla un crecimiento del 1,5%. El ministro de Economía, Günter Rexrodt, presentó también el Programa de Acción para lograr un mayor crecimiento y empleo.

La banca comercial se suma al descenso

Los bancos comerciales reaccionaron a la baja del precio oficial del dinero con el anuncio una reducción similar en sus tipos de interés preferenciales, los que aplican a sus mejores clientes. Entre los grandes bancos, BBV, BCH y Santander anunciaron una baja de medio punto de sus tipos. El Santander es, entre los grandes, el que tiene el preferencial al mismo nivel -8%-que el precio del dinero establecido por el Banco de España.Entre el resto de la banca, Bankinter, Sabadell, Comercio, Zaragozano, Urquijo y Herrero fueron las entidades que se sumaron a esta medida de adecuación de sus preferenciales.

El resto de los bancos y las cajas de ahorros no anunciaron ninguna modificación de sus tipos de interés preferenciales. La rebaja avanzada por la banca afecta sólo a los preferenciales y, como en la anterior caída llevada a cabo hace diez días, no se ha reflejado en el resto de las operaciones de activo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 1994

Más información