Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sufrió en 1993 la peor recesión económica registrada en los últimos 30 años

La cifra ya es definitiva. El producto interior bruto (PIB) cayó el año pasado un 1%, en lo que puede considerarse la peor recesión de la economía española en los últimos 30 años. Una cifra concreta, el 1%, que resume 12 meses de crisis continuada, cientos de miles, de puestos de trabajo destruidos y más de 600.000 nuevos parados. El Instituto Nacional de Estadística (HIZE) hizo públicos ayer los datos del cuarto trimestre de 1993 y por ende, del conjunto del año. El 1% de descenso del PIB el año pasado rebasa con amplitud la última previsión del Gobierno (-0,8%), supera la estimación que apenas hace dos semanas realizó el Banco de España (-0,9%) y siembra inquietud sobre el ritmo de recuperación del país.

La razón estriba en que a lo largo del último trimestre del año pasado, el producto interior bruto seguía descendiendo a un ritmo anual del 0,3% respecto al mismo periodo del año anterior, en contra de lo esperado por el Gobierno y lo estimado por la autoridad monetaria.El ministro de Economía, Pedro Solbes, había repetido en las últimas semanas que la tasa de variación del PIB en los últimos tres meses de 1993 sería ligeramente positiva o nula, mientras que el banco central aseguró en un informe que la economía se apuntaría un trimestre sin retrocesos, "en torno a cero".

Otro factor que ilustra la dificultad que está encontrando el país para zafarse de la recesión es la variación del PIB en los últimos tres meses de 1993 respecto al trimestre inmediatamente anterior. Esa cifra fue del 0,1%, exactamente la misma que tres meses antes, cuando por primera vez fue positiva desde que a finales de 1992 España entrase en recesión. La economía naufraga entre dos aguas, sin lograr salir a flote.

"La recuperación no va tan bien como. parecían apuntar los últimos datos conocidos", según Marisol de Francisco, del equipo de coyuntura económica de Analistas Financieros Internacionales.

Los economistas del INE también son conscientes de ello. "Persiste la incertidumbre sobre la intensidad de la reactivación, por la titubeante evolución de la inversión y el carácter sumamente contractivo que muestra el consumo privado", razonan en el comunicado difundido ayer por Estadística.

Ambas magnitudes -inversión y consumo privado- sufrieron un descalabro el año pasado. La inversión total descendió un 10,3%, mientras que la destinada específicamente a la compra de maquinaria y equipamiento industrial -fundamental para la creación de empleo- retrocedió aún más: un brutal 16,6%.

En ese sentido, la negativa evolución del paro el año pasado, con una destrucción de más de 422.000 empleos, reflejó penosamente esta caída de la inversión en España.Miedo al futuro

Otro tanto cabe decir del consumo privado. El pavoroso crecimiento del desempleo y el miedo al futuro llevaron a los ciudadanos a restringir sus gastos: el consumo privado nacional descendió un 2,3% en 1993, cuando el año anterior había aumentado un 2,1%.

"Ese es el gran problema", señala Luis Ángel Lerena, del servicio de estudios del BBV. "Si no se recupera el consumo conforme avance este año, va a ser muy difícil salir de la recesión". Inversión y consumo, que habían corrido cuesta abajo de forma pareja a lo largo del año pasado, comienzan ahora a comportarse de forma distinta.

La inversión, especialmente. en bienes de equipo, ha frenado ligeramente su desplome. En el cuarto trimestre de 1993 se dedicó a equipamiento industrial un 12,9% menos que en el mismo periodo de 1992 (en todo 1993 descendió un 16,6%).

El consumo privado, por el contrario, "mantiene un tono de acusada debilidad", según el INE. El descenso registrado en el último trimestre (-2,7%) supera la media del año (-2,3%).

Fuentes del Ministerio de Economía, sin embargo, consideran que la cifra del último trimestre del año pasado representa "un avance". "Es un dato que confirma que nos encontramos en la senda de una ligera reactivación", aseguraron.Más exportación

"El único factor positivo es la ligera aceleración que experimenta el sector exterior", según De Francisco. El 8,8% de crecimiento de las exportaciones en todo 1993 se ha visto rebasado por el 11,6% de aumento del último trimestre. "El sector exterior continúa recogiendo los resultados de las sucesivas devaluaciones" asegura el INE.

Por sectores, la rama de servicios, con un crecimiento del 1,4% en el último trimestre, registró una suave aceleración. La industria también frenó su ritmo de deterioro: en lugar de bajar un 3,2% (la media de todo el año), en el último trimestre descendió sólo a un ritmo del 2,1%.

En el otro extremo, la construcción sigue reptando en el fondo: el 5,4% de descenso de los últimos meses de 1993 es prácticamente igual a la caída media del año, un 5,8%, reflejando así los titubeos que ha padecido la inversión en el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 1994

Más información

  • El producto interior bruto cayó un 1% el ejercicio pasado, según Estadística