Tres policías argelinos se rinden en Alicante tras secuestrar un avión con 127 personas

En apenas siete horas, tres policías argelinos secuestraron un Boeing 727 tras despegar de Orán, obligaron al piloto a cruzar el Mediterráneo para aterrizar en Alicante y se entregaron a la Guardia Civil tras exigir infructuosamente asilo político.Los tres hombres, provistos de armas cortas, se apoderaron del aparato mientras volaba hacia la localidad argelina de Annaba, a 300 kilómetros al este de Orán. A bordo iban 127 personas. El avión, de Air Algerie, aterrizó en el aeropuerto alicantino poco antes de la una de la tarde, a pesar de que la torre de control le había negado el permiso solicitado por el comandante de la nave.

Los secuestradores, cuya identidad no ha sido facilitada, contactaron con las autoridades españolas para pedirles, a través de un intérprete árabe, que se les concediera asilo político.

El Ministerio del Interior fue tajante: la Ley de Asilo y Refugio prohíbe dar cobijo "a quien hubiera perpetrado algún delito contra la navegación aérea o marítima". Ocho mujeres, dos hombres y dos niños fueron liberados a las cuatro de la tarde. Esta decisión fue interpretada por las fuerzas de seguridad como un gesto de buena voluntad por parte de los secuestradores y permitió aventurar un final feliz del secuestro. A las 18.05, varios guardias civiles subieron al avión, y, segundos después, los tres hombres bajaban las escalerillas tras entregarse sin ofrecer resistencia.

Página 15

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS