España reitera a Israel su oferta para colaborar en el proceso de paz

El presidente del Gobierno, Felipe González, reiteró ayer en Madrid al primer ministro israelí, el laborista Isaac Rabin, la disposición de España para ayudar al desarrollo del proceso de paz en Oriente Próximo. González elogió el "coraje y la determinación" de los dirigentes que lo han impulsado. Fuentes gubernamentales indicaron que las buenas relaciones de España con los principales actores del conflicto -Israel, Siria, Jordania y la OLP- la colocan en una situación privilegiada para colaborar en la consecución de la paz.

La primera entrevista entre González y Rabin, que se prolongó durante una hora y media, estuvo dedicada monográficamente al proceso de paz en la zona, según fuentes oficiales españolas. Rabin explicó a su anfitrión la situación actual del,proceso, con detalles sobre el acuerdo parcial en materia de firmado -el pasado día 9 en El Cairo con la organización- Palestina y el estado de las negociaciones con Siria, Jordania y Líbano.

El jefe del Gobierno hebreo no omitió, según las mismas fuentes, algunas "cuestiones delicadas" que dificultan la puesta en práctica del acuerdo de Washington, de septiembre pasado, como la administración civil de Gaza y Jericó, la puesta en marcha de la policía palestina o las relaciones económicas entre Israel y los territorios.

España ha ofrecido un crédito de 1.000 millones de pesetas a la OLP que servirá para formar a los policías palestinos -a los que también se facilitarán vehículos y sistemas de comunicaciones-, organizar el proceso electoral en los territorios ocupados y rehabilitar un antiguo hotel de Jericó como sede del Consejo Palestino.

El ministro de Exteriores, Javier Solana, también indicó en el aeropuerto de Barajas, a donde acudió para recibir a Rabin, que "España jugará un papel tan activo como sea posible" para conseguir una paz estable en Oriente Medio, como ya lo ha hecho en el pasado y siempre que lo pidan las partes.

España, que desempeñó un papel fundamental en el arranque del proceso de paz, como país anfitrión de la Conferencia de. Madrid, en octubre de 199 1, desapareció posteriormente de la escena y sólo reapareció, a finales del pasado año, al propiciar un encuentro en Granada entre el jefe de la diplomacia israelí, Simon Peres, y el líder de la OLP, Yasir Arafat, cuando el proceso estaba bloqueado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El jefe de la diplomacia española subrayó que, en todo caso, España no busca ningún protagonismo y que desea ser, "una parte de la solución, no una parte del problema".

Negociación con la UE

Por otro lado, Solana restó importancia a las repercusiones que tendrá para España la próxima firma de un acuerdo comercial entre Israel y la Unión Europea, cuya negociación formal se inició precisamente ayer.

Según el jefe de la diplomación española, "las negociaciones con Israel están bastante avanzadas y no es previsible que surja ningún problema". Aunque admitió que algunos productos agrícolas israelíes compiten con los españoles, por tratarse de dos países mediterráneos, se mostró convencido de que se encontrarán "mecanismos que permitan salvar los intereses mutuos".

En la cena ofrecida anoche por González a Rabin en La Moncloa, el jefe del Ejecutivo español elogió durante los brindis 11 el coraje y la determinación" de los dirigentes que han impulsado el proceso de paz y expresó la comprensión del Gobierno español ante las dificultades surgidas para ponerlo en práctica. "Cuenten abierta y sinceramente con nosotros" dijo González al jefe del Gobierno israelí.

Ambos dirigentes abordarán las relaciones bilaterales en la entrevista que mantendrán hoy antes de comparecer en una conferencia de prensa conjunta. El interés económico de la visita del mandatario judío quedó patente en el encuentro que celebró ayer tarde con un grupo de empresarios, encabezados por el presidente de la patronal CEOE, José María Cuevas.

Israel mantiene un importan-. te déficit comercial con la Unión Europea. España, que el año pasado exportó productos por valor de 300 millones de dólares e importó sólo por 200 millones, no es una excepción. Rabin completó ayer su primera jornada de visita en España entrevistándose con el presidente del Congreso, Félix Pons.

Está previsto que esta mañana reciba al presidente del Partido Popular, José María Aznar, y al ministro de Defensa, Julián García Vargas, ya que Rabin compagina la jefatura del Gobierno con la cartera de Defensa. España e Israel mantienen una estrecha colaboración en esta materia, que se ha plasmado, entre otros proyectos, en el Programa Santiago, un sistema aerotransportado de guerra electrónica para el Ejército del Aire.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS